20 de septiembre: Día Internacional de la Libertad

El 20 de septiembre se conmemora el Día de la Sinceridad de Expresión de Pensamiento. La disyuntiva de esta plazo tiene su origen por el 20 de septiembre de 1870, donde las fuerzas patrióticas italianas y los garibaldinos, protagonizaron el célebre episodio de la “Brecha de la Porta Pía” en Roma, y derrotaron a las fuerzas del Vaticano, aliadas al Imperio Francés.
Este día significó la caída definitiva del poder temporal del papado y de sus regímenes políticos de “Derecho Divino”, y un gran triunfo para las fuerzas democráticas, republicanas y secularizantes del mundo. Simbólicamente, igualmente significó entonces la derrota del dogmatismo, del oscurantismo y la esperanza del renacimiento de la luz, que representa el triunfo de la Razón y de la Sinceridad de Conciencia.
Ya en 1948, la Estructura de las Naciones Unidas (ONU) en su Proclamación Universal de Derechos Humanos fijó:
Art. 19: “Todo individuo tiene derecho a la voluntad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y acoger información y opiniones, y de difundirlas, sin limitaciones de fronteras por cualquier medio de expresión.”
Art. 5: “Estará prohibida por la ley toda propaganda en valía de la erradicación y toda encomio del odio franquista, étnico o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra batalla ilegal similar contra cualquier persona o congregación de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión u origen franquista.”
Según Remisión Internacional en el mundo inconmovible hay personas que son acosadas y encarceladas por profesar su derecho a la voluntad de expresión, pero todo el mundo tiene derecho a despabilarse, acoger y difundir información e ideas sin temor o injerencias.
Este derecho es importante para el explicación personal y la dignidad de cada persona, y es fundamental para el disfrute de otros derechos humanos. La voluntad de expresión guardián una estrecha relación con el derecho a defender la propia opinión y con el derecho a la voluntad de pensamiento, conciencia y religión.
En los últimos abriles se han invocado tanto el temor al terrorismo como la seguridad para testimoniar un aumento de la represión de las personas y los grupos que ejercen su derecho a la voluntad de expresión. Estas medidas son cortas de miras. El debate amplio y el respeto por los derechos humanos son el único situación en el que la seguridad y el explicación pueden sostenerse.
Internet ha amplio nuevas vías para que personas y grupos busquen y difundan información e ideas. Sin bloqueo, igualmente es una nueva frontera en la que la voluntad de expresión está encarando nuevos desafíos. Por ejemplo, en China se han introducido nuevos reglamentos para aumentar los controles oficiales sobre Internet. La regulación y la censura se han extendido a autores de blogs y propietarios de sitios web, llegándose a cerrar numerosos sitios web por proporcionar información que las autoridades consideraron “delicada”. Los cibernautas que suben esos datos a la red corren el peligro de ser detenidos, procesados y encarcelados.
Artículo preliminarHace 72 abriles se celebró la primera publicación del Festival de Cannes