25% de las personas con diabetes desarrolla úlceras en los pies

Una rutina de revisión diaria evita la aparición de lesiones en miembros inferiores

Aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no la utiliza eficazmente, lo que ocasiona un nivel detención de azúcar en la cepa. Es la diabetes. Y  las personas con esta afección deben tener un cuidado exclusivo con los pies, ya que aproximadamente el 25 por ciento de ellas llega a desarrollar úlceras e infecciones graves con un aventura de amputación de 10 a 30 por ciento, según la Estructura Mundial de la Vitalidad.

La úlcera del pie diabético es originada por la errata de irrigación sanguínea en áreas de la piel y daños de los nerviosismo, por exposición a niveles elevados de azúcar en la cepa, que alteran la sensibilidad y producen traumas no percibidos por el paciente, indicó el doctor Jesús Coll, Cabecilla del Servicio de Endocrinología y Diabetes del Centro La Trinidad.

Lo primero que sucede es una herida que produce una úlcera que al no ser percibida a tiempo por los trastornos de sensibilidad que tienen estos pacientes, crece, se profundiza y se infecta, pudiendo conservarse a la necrosis (degeneración o crimen) del tejido circundante y luego a la privación de amputación”, detalló Coll.

Igualmente, pueden deberse a pequeñas fracturas repetidas de los huesos pequeños, que no son percibidas al principio. Pero, con el tiempo producen grandes deformidades que modifican los puntos de apoyo del pie y trastornos en la mecánica de la marcha.

En estos casos, dijo el doctor Jesús Coll, el aventura más temido es la privación de amputación y además de una infección sistémica (sepsis) cuando la enfermedad es destacamento y no hay una buena respuesta inmunológica de defensa. Por esta razón, la importancia de persistir un control adecuado del nivel de azúcar en la cepa durante el curso de la enfermedad.

Se agrega, la educación sobre prevención primaria y dictamen temprano en la población en aventura, ya que “muchos pacientes con diabetes son diagnosticados cuando la enfermedad ya tiene varios abriles de desarrollo”.

Cuidado de los pies

Para preparar lesiones en los pies, una persona con diabetes debe revisarse esta parte del cuerpo, que va desde el tobillo hasta las puntas de los dedos, por lo menos una vez por semana, y si es posible a diario, sobre todo  cuando tiene más de diez abriles con la condición y no ha conseguido un buen control de su glicemia.

Nutrir los pies protegidos con medias y calzado cómodo que le quede aceptablemente y usar crema hidratante para la piel. Es importante que antiguamente de ponerse los zapatos supervise que no tengan cuerpos extraños para evitar lesiones, toda vez que al  perder la sensibilidad, es global que no sienta si se hiere.

Otras medidas sencillas son: evitar fumar, porque empeora el flujo rojo de los pies, y  cortarse las uñas una vez por semana o cuando sea necesario, en rasgo recta y limando los bordes, sin que queden demasiado cortas.

Se debe asistir al médico tratante por lo menos tres veces año para un control precioso del nivel de glicemia y lípidos en la cepa, a través de un plan de comida apropiado y los medicamentos  que éste indique.  Incluye medidas antisépticas, curas, antibióticos y apósitos especiales para úlceras. Las deformidades óseas requieren el uso de calzado exclusivo y eventualmente corrección quirúrgica. En los casos de necrosis se debe apelar a la amputación cuyo nivel depende de  la magnitud de obstrucción que tengan los vasos sanguíneos que  están por encima de la herida.