27 de abril de 1830: Simón Bolívar renuncia a la presidencia de la Gran Colombia

Un día como hoy el Libertador, Simón Bolívar, planteó su renuncia definitiva a la Presidencia de la República, durante el Congreso Admirable que él mismo había convocado entre el 20 de enero y el 11 de mayo de 1830, en un fallido intento por evitar la disolución de la Gran Colombia.

Delante el mencionado Congreso, instalado en la ciudad de Bogotá, el Libertador expresó fervorosamente lo sucesivo:

“¡Colombianos! hoy he dejado de mandaros. Vigésimo abriles ha que os sirvo en calidad de soldado y magistrado. En este prolongado período hemos conquistado la estado, liberado tres repúblicas, conjurado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro Congresos Constituyentes. A vuestras virtudes, valencia y patriotismo se deben estos servicios; a mí la notoriedad de haberlos dirigido. (…) Temiendo que se me considere como un obstáculo para asentar la República sobre la verdadera pulvínulo de su gusto, yo mismo me he precipitado de la adhesión magistratura a que vuestra bondad me había elevado.”

Convencido Bolívar de que su distanciamiento de la estado ayudaría a la dispositivo de la República, o por lo menos a la paz y concordia entre los colombianos, además señaló:

“Debéis estar ciertos de que el correctamente de la estado exige de mí el sacrificio de separarme para siempre del país que me dio la vida, para que mi permanencia en Colombia no sea un impedimento a la gusto de mis conciudadanos.”

Delante esta valentía del Libertador, el 4 de mayo de 1830 fueron electos como Presidente de la República, Joaquín Mosquera, y Domingo Salcedo como Vicepresidente, quienes asumirían la responsabilidad de continuar dirigiendo la estado bolivariana. Fue esta una de las últimas acciones públicas de Simón Bolívar, quien falleciera a tan sólo siete meses de su renuncia el 17 de diciembre de 1830.