6 antisépticos naturales perfectos para tu piel

La piel es uno de los órganos más grandes e importantes del cuerpo. Se encarga de cuidar de toda la extensión superficial, lo cual implica un constante y meticuloso mantenimiento.

Y cuando se alcahuetería de la forma adecuada se evitan diversos problemas y enfermedades. No obstante, la piel no se encuentra exenta de ningún mal en lo categórico, por ello, nunca debe bajarse la cuidado con respecto a sus cuidados.

Las bacterias, los rayos del sol y la movimiento de los radicales libres son tres de los enemigos más perjudiciales para los tejidos cutáneos.

Cuando estos hacen su aparición, es habitual padecer infecciones, manchas y otro tipo de problemas no menos importantes.

Las heridas y la piel

Claro está, muchos de estos males pueden darse cuando la superficie de la piel está en buen estado. Pero, cuando hay heridas presentes, las probabilidades de infección son mucho mayores.

La atención médica depende única y exclusivamente de la seriedad del padecimiento. Por fortuna, en muchas ocasiones puede tratarse desde la comodidad del hogar.

¿Cómo tratar episodios infecciosos?

A lo amplio del tiempo han surgido diferentes alternativas con el fin de mitigar las infecciones.

No obstante, las caseras han destacado adecuado a su capacidad y todos los beneficios que tienen para con el organismo.

Aun conservándose unos de los remedios más antiguos siguen encontrándose entre los más utilizados.

Con pulvínulo en lo susodicho vamos a inquirir en algunos antisépticos naturales perfectos para tratar los problemas de la piel.

  1. Miel

Este preciado deducido espeso fabricado por las abejas es quizá uno de los mejores antisépticos naturales del mundo.

La miel destaca por sus propiedades antiinflamatoria, antiséptica y reconstituyente, que nos ayudan a regenerar la piel a la vez que combaten posibles infecciones presentes en heridas y otro tipo de problemas cutáneos.

Aunque puede aplicarse sola, con el fin de conseguir resultados más efectivos y saludables lo más recomendado es combinarla con otros ingredientes beneficiosos.

  1. Tomillo

Este ingrediente natural es quizá uno de los antisépticos más longevos presentes en la relación.

La historia lo ubica en el Antiguo Egipto, donde era utilizado para liberar el animación de diversos microorganismos bacterianos.

Para disfrutar sus beneficios podemos utilizarlo de dos formas:

  • Aplicación tópica: para tratar las infecciones presentes en la piel.
  • Por medio de infusiones: Añadiremos una cucharada (10 g) de la hierbaen una taza de agua (250 ml) para tratar problemas del sistema respiratorio.
  1. Espliego

Musitar de lavándula es hacer narración a un olor casi incomparable. Aunque sus beneficios van más allá de su exquisito olor.

Esta planta goza de excelentes propiedades antisépticas y antiinflamatorias, por lo que es muy adecuada para el tratamiento de heridas presentes en la piel.

  1. Zanahoria

En términos generales, la zanahoria es reconocida por los inmensos beneficios que le brinda tanto a los luceros como a la piel, gracias a sus grandes aportes de vitamina C.

Más allá de ser muy adecuado para el consumo, superpuesto de forma tópica este vegetal incluso contribuye a la desinfección de heridas presentes en la piel.

Por otra parte, evita tanto la acumulación como la proliferación de bacterias y otros microorganismos.

¿Qué debemos hacer?

Para disfrutar sus beneficios deberemos elaborar una pasta triturada, que luego aplicaremos en el área afectado.

  1. Propóleo

Este es otro esterilizante natural cuya existencia le debemos a las abejas.

El propóleo es una resina empleada por las abejas obreras para sellar los espacios presentes en los panales donde yace la abeja reina.

  • Este incluso es agradecido por su amplia utilización en cuanto al tratamiento de enfermedades relativas al sistema respiratorio, ya que ayuda a liberar las vías y combatir infecciones.
  • Por otra parte, incluso es muy efectivo para tratar heridas internas como llagas presentes en el sistema digestivo.
  1. Cebolla

La cebolla no solo es un alimento imprescindible en la dieta. Asimismo se distingue por sus enormes poderes en cuanto a la aniquilación de diversas bacterias y hongos.

Para disfrutar sus beneficios, podemos combinarla con otros ingredientes en diferentes recetas y preparaciones.

Su aplicación directa en crudo, incluso, es muy adecuada para acelerar la curación de diferentes heridas presentes en la piel.