7 sorprendentes usos de miel de abeja

Tratar heridas, allanar la cicatrización, hidratar la piel, bañar el cabellera, preparar jarabes, regular el intestino. Son los múltiples beneficios que la miel de abeja nos ofrece.

Descubre en este artículo cuáles son sus usos más sorprendentes y efectivos y prepáralos en casa de la forma más sencilla.

Nominar aceptablemente la miel

No todas las mieles son iguales. Hoy en día podemos encontrar muchas variedades y diferentes calidades en cualquier supermercado, algunas a precios muy bajos.

Para que conserve todas sus propiedades medicinales debemos nominar una miel cruda que no haya sido sometida a altas temperaturas, lo cual se confirma si la miel está solidificada o cristalizada.

En casa, nosotros mismos la podemos poner al baño María para que se vuelva líquida.

Incluso debe ser una miel de la máxima calidad posible, natural o ecológica, para asegurarnos de que no se le hayan añadido sustancias químicas para conservarla.

  1. Curar y cicatrizar heridas

¿Te has hecho una herida o una quemadura y quieres curarla de forma natural y efectiva?

Si te aplicas un poco de miel, te beneficiarás de su increíble capacidad para eliminar bacterias y microbios, sus propiedades antiinflamatorias y sus virtudes para estimular el sistema inmunológico.

Adicionalmente, combate la irritación, calma el dolor y favorece la cicatrización.

Solamente tienes que dejar que la miel se seque sobre la herida e ir repitiendo la aplicación hasta que mejore.

  1. Mascarilla para el cutis

La miel de abeja es un ingrediente natural excelente para proseguir la hidratación natural de la piel.

A diferencia de los aceites, evita que el cutis se seque sin aportarle una textura gordura, lo cual la convierte en el componente valentísimo para una mascarilla adecuada para todo tipo de pieles: secas, mixtas y grasas.

Las pieles con acné asimismo se pueden beneficiar de ella, ya que tiene propiedades antibacterianas.

Nos pondremos una capa de miel por toda la cara y la dejaremos llevar a cabo durante media hora. A continuación nos aclararemos el cutis con agua tibia.

  1. Champú natural

Las personas que buscan champús naturales para bañar y cuidar su cabellera pueden probar con una cucharada sopera de miel diluida en 200 ml de agua. Este champú 100% nos ayuda a regular el crasitud del cuero melenudo, combatir la caspa, proseguir la hidratación del pelo, darle brillo y suavidad.

Si queremos usar nuestro champú habitual, podemos probar este remedio como acondicionador o mascarilla.

  1. Cojín para jarabes

La miel es el mejor remedio natural para la tos, por lo que resulta un ingrediente muy efectivo y saludable en cualquier medicina casero que queramos preparar, mucho más sano que el azúcar.

A este medicina podemos añadirle cáscaras de citrón y naranja, jengibre, canela, tomillo, entre otros.

  1. Reguladora intestinal

La miel es un remedio muy efectivo para el intestino, ya que actúa como purgante suave para subvencionar la deyección a la vez que nos ayuda a combatir los parásitos intestinales.

Para potenciar su virtudes debemos tomar cada mañana en ayunas un vaso de agua caliente con una cucharada sopera de miel y una cucharada sopera de vinagre de manzana sin pasteurizar.

  1. Una buena digestión

La miel de abeja es un remedio medicinal para tratar múltiples problemas digestivos como la aspereza o las úlceras gástricas. Actúa regulando la secreción de los jugos gástricos, a la vez que ejerce sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes sobre toda la mucosa digestiva.

Podemos tomarnos, antaño de la comida, un licuado de papa cruda endulzado con una cucharadita de miel. Este remedio es excelente para las úlceras y la hiperacidez.

Adicionalmente, asimismo previene y combate de forma progresiva las insuficiencias del hígado y la vesícula biliar, por lo que es un alimento muy completo para mejorar la digestión.

  1. Para adormilarse mejor

¿Problemas de nerviosismo o insomnio? La miel asimismo es la alternativa. Adicionalmente de ser rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, contiene azúcares que aumentan los niveles de insulina de forma natural y producen serotonina.

Esta hormona está relacionada con nuestro estado de actitud y nos produce una sensación de laxitud.

Podemos tomarnos, cada indeterminación, una infusión relajante o un vaso de cuajada de avena con una cucharadita de miel. (Fuente: mejorconsalud.com)