¿Adicta al color? Siete consejos para teñir el cabello como toda una experta

Ya sea que te decantes por un cambio radical o solamente decidas fosforescer algún huella como el ombré, cambiar el color de tu rizo es todo un proceso.

Si lo realizas tú misma, sabrás que no es cosa liviana, por fortuna hay formas de hacerlo menos complicado – y dañino – para tu rizo.

En esta ocasión, hemos reunido algunos consejos que te ayudarán a verificar con el tinte. ¡Manos a la obra!

1. QUITA LAS MANCHAS DE LA PIEL

Cualquiera que haya usado un tinte dudoso sabe que las manchas que causa en las sienes y el cuello son de lo más desagradable. Y, aunque existen productos especiales para quitarlas, no hay mejor posibilidad que mezclar un poco de óleo de oliva con pasta de dientes sobre una cuentecilla de algodón. ¡Hasta la horizonte!

2. USA EL DESARROLLADOR CORRECTO

¿Sabes por qué los estilistas afirman que no debes usar los tintes de caja para hacer un cambio radical? La esencia está en el desarrollador, que es fundamental en cualquier proceso.

Existen distintas “fuerzas” – que se conocen como volúmenes- para decirte cuánto puede cambiar tu rizo. El 10 es el más hereje, y sólo depositará un poco de color; el 20 cambiará tu color uno o dos tonos; y el 30 hasta 3 o 4. ¡Nunca uses un bombeo más parada en casa!
El bombeo de los tintes caseros generalmente es de 20, así que por más que prometa cambiar tu rizo de castaño a rubio… difícilmente lograrás un resultado radical.

3. UTILIZA LA CANTIDAD ADECUADA DE PRODUCTO

Aunque este punto podría parecer muy obvio, si tienes el rizo más prolongado que la categoría de tus hombros (o es conveniente obeso y exuberante), asegúrate de tener el doble de producto a la mano. ¡No quieres quedarte con la centro del rizo teñido!

4. CUBRE TUS RAÍCES… CON MAQUILLAJE

Todas hemos estado ahí: estás tan ocupada que no hay tiempo de retocar el color. Para ocultar las raíces temporalmente, usa un poco de sombra para luceros.

Si tus raíces son más oscuras que el resto de tu rizo (clásico en las rubias), concéntrate en suavizar la camino entre tu color natural y el tinte. Usa un tono similar al de las raíces y con la sombra crea un huella ombré. Así, se verá mucho más natural.

5. EL METAL NO ES TU AMIGO

Quia uses un plato, cuchara o clips metálicos cuando se comercio de teñir. ¿La razón? El metal y el desarrollador pueden interactuar, causando que el color se oxide y cambie. Mejor utiliza plástico.

6. REFRESCA TU COLOR CON ESTE DIY

Combina una cucharada del color con la cantidad necesaria de desarrolador y mezclalo en una gran cantidad de shampoo. Agita y aplica en el rizo húmedo. Deja reposar por 10 minutos y enjuaga, pronto ¡tu color quedará mucho más fresco!

7. NUNCA TIÑAS TUS CEJAS EN CASA

Simplemente es poco que no debes intentar. Tus luceros son muy valiosos y el aventura es muy parada, acude a los profesionales.