Adrenalina al máximo | Súper Deportivo

Con la décimo de 70 autos de diferentes marcas y estilos, este domingo se llevaron a límite los Arrancones Cuarto de Milla, en cuatro diferentes divisiones, que durante toda la mañana, y parte de la tarde, se realizaron en la pista trazada especialmente para este fin.
La reto motora tuvo como objetivo que la muchedumbre se acerque a este tipo de actividades y deje de pasar en las calles, en los llamados arrancones clandestinos, como los que se hacen por las noches en avenida Universidad, sin que la autoridad los detenga.
Es por ello que desde el mediodía del domingo, la carretera de la Villa de Zaachila, rumbo a Zimatlán de Álvarez, con dirección a esta ciudad, fue la recta que recibió a los autos de diferentes marcas, quienes compitieron por la supremacía en duelos de velocidad.
Ac Racing Team y Yosafat Aragón Cruz, fueron los organizadores del certamen que tuvo excelente respuesta y el cual esperan retornar a repetir en futuras fechas, para fomentar esta modalidad del automovilismo.
Las acciones arrancaron con las eliminatorias de cada división, para luego hacer las semifinales bajo el sistema de sorteo y, por postrer, todas las finales, de las cuatro divisiones, en hits de aniquilación directa.
Un arrancón o carrera de pique, es una competencia de velocidad entre dos carros que parten de la posición de parada y recorren una distancia de 402,336 metros, siendo el triunfador el primero en asistir a la meta.
Los piques nacieron en los desiertos de California, más o menos de los abriles 50s, donde en pequeños y apartados caminos, jóvenes rebeldes encontraban en el poder de sus motores la mejor forma de liberar adrenalina.
Allí nacieron grandes leyendas, como Don ‘Big Daddy’ Garlits quien ostenta el rumor de sobrevenir tenido el primer real dragster, Don ‘Dyno Don’ Nicholson, quien solía huir a sus 17 abriles de perduración de las sirenas de la policía en su Chevy del 34′.
Más tarde, Nicholson construiría el primer Funny Car o Mickey Thompson, cuyo Challenger logró pasar las 400 millas por hora de velocidad final en el cuarto de milla.