Aeronaves de Brasil, EE.UU. y Colombia deleitan al público en F-AIR 2017

Frente a un suspensión número de asistentes, las escuadrillas realizaron con sus aeronaves maniobras aplaudidas por los asistentes que, incrédulos, vieron acrobacias “de película” en el aeropuerto José María Córdova, del área de Antioquia (noroeste).

El “show” de la formación de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que tuvo una duración de poco más de media hora, incluyó un avión tanquero, siete Kfir y varios helicópteros.

Sus maniobras, en específico aquellas en las que se recreó el rescate de un piloto que había caído en las líneas enemigas, fue muy aplaudido porque se utilizaron potentes y coloridas bengalas que hicieron más existente el activo en las que hubo hasta nueve aeronaves surcando el bóveda celeste en perfecta coordinación.

Igualmente se llevaron palmas la escudrilla Fumaça de la Fuerza Aérea Brasileña, caracterizada por hacer humanidades con humo en el bóveda celeste, con sus turbohélices Embraer EMB 314 y Super Tucano.

La exhibición de precisión asombró a los asistentes porque saben que “un error le puede costar la vida a los pilotos”, como dijo a Efe Juan Sánchez, quien le sacó tiempo a sus quehaceres para adjunto a su comunidad “divertir el ojo” con los aviones y sus destrezas.

“A mí lo que más me gustó de los brasileños fue la maniobra en la que los aviones comienzan a subir y llegan muy suspensión para luego descolgarse y caen en picada en medio de luces. Bajan tan rápido que parece que se fueran a clavar en la tierra”, dijo el amateur.

Asimismo, recreó a los espectadores la presentación de EE.UU. con cuatro F-16, obligado en la industria aérea por ocurrir sido el primer avión especializado en combate volátil, y el primer caza construido para soportar bruscos giros, atacar objetivos en tierra y hacer el doble papel de caza-bombardero.

Pilotos y aviones de Estados Unidos atienden más de 20 ferias en su país al año y en este 2017 Colombia es la única nación extranjera que visitan.

Diferente de destacar la gran calidad de las acrobacias vistas en el primer día, el subdirector universal de la Aeronáutica Civil y director de F-AIR Colombia 2017, coronel Édgar Sánchez, destacó la importancia del evento para el país.

“Es el evento más importante en el sector aeronáutico porque permite en el ámbito de interés tener expositores de inscripción calidad, realizar negociaciones en el sector aeronáutico y sin duda dar a conocer a Colombia y sus empresas”, dijo Sánchez a Efe.

Recalcó que entre los más de 200 expositores de América, Asia y Europa “llegaron empresas que ofrecen servicios y productos en torno al sector aeronáutico y de defensa, tenemos compañías que traen simuladores de revoloteo, representaciones de aeronaves en temas de mantenimiento, adicionalmente de una generosa dietario académica en la que hay expositores muy calificados, entre ellos varios de la NASA”.

Las directivas de la feria esperan que en el evento, que finaliza el próximo domingo, se puedan cerrar negocios por unos 70 millones de dólares y conseguir, cuando menos, 700 citas de negocios.

En 2015 se hicieron negocios por 66 millones de dólares y hubo 52.000 espectadores.