Alertan a América de creciente impacto de discapacidad por infarto cerebral

La hipertensión factótum de peligro de infartos, ictus y accidentes cerebro vasculares

(EFE).-

Los infartos cerebrales se han convertido en una de las principales causas de discapacidad en América, con un impacto “devastador” en la calidad de vida de los pacientes y sus familias y en los costos sanitarios, advirtieron expertos con motivo del Día Mundial del Ictus.

El ataque cerebrovascular (ACV) o ictus, que se produce cuando se corta el suministro de matanza a una parte del cerebro. “Es una condición devastadora”, dijo a Efe Pedro Ordunez, asesor regional de Enfermedades No Transmisibles de la Ordenamiento Panamericana de la Vitalidad (OPS).

Las secuelas físicas y mentales son tremendas. “Afecta la calidad de vida del paciente y de la tribu y hace que los gastos de los sistemas sanitarios se disparen“, añadió en un recuento hecho a Efe con motivo del Día Mundial del ACV, este domingo.

15 millones de personas sufren un evento vascular cerebral al año en todo el mundo y, de este familia, 5 millones mueren y otros 5 millones quedan discapacitadas de por vida, de acuerdo con la Ordenamiento Mundial de la Vitalidad (OMS),

En América Latina, el ACV es la segunda causa de asesinato en la mayoría de países, con una tasa regional de 43,1 fallecimientos por 100.000 habitantes frente a una de 20 en Norteamérica (EE.UU. y Canadá), según el noticia de Situación de Vitalidad de la OPS de 2017.

Y aaunque la mortalidad por ACV, ha ido disminuyendo en la región a un ritmo de entre 2 % y 2,5 % desde el año 2000, se estima que el número de casos (de los que no hay datos consolidados disponibles) sigue en aumento, correcto al crecimiento demográfico y al envejecimiento de la población.

El gran impacto del ACV es la incapacidad, no la mortalidad, coincidió el neurólogo Mario Muñoz, miembro de la Red Colombiana contra el Ataque Cerebrovascular, quien resaltó a Efe que en todos los casos, en viejo o último porción, hay secuelas de movimiento, jerga o cognoscitivas.

Los dos expertos enfatizaron en que la hipertensión es el principal factótum asociado a los infartos cerebrales, ya que puede aumentar entre dos a cuatro veces las posibilidades de sufrir un ACV antiguamente de los 80 abriles.

No será viejo ni más sostenible, la disminución de la mortalidad si no mejoramiento el control de la presión arterial, afirmó Ordunez al subrayar que la hipertensión afecta a un tercio de la población adulta y esto se debe a los elevados consumos de sal, el sobrepeso, la desatiendo de actividad física, el consumo de bebida y el tabaquismo.

Para achicar el peligro de discapacidad, se ha llamado a estar alerta frente a las primeras señales de un ACV: Adormecimiento en la cara o en un benefactor o confusión o dificultad para departir o entender lo que otros dicen.

El tiempo de atención es crucial, y los daños inician minutos despues de presentars las primeras señales del ACV, considera la Asociación Colombiana de Neurología.

El tiempo no es oro, es cerebro en estos casos. “El porción de recuperación depende de lo rápido que se abran las arterias”, expresó a Efe el neurocirujano colombiano Boris Pabón Alborotador.

El tratamiento más popular es la trombólisis, que consiste en dirigir medicamentos a la obstrucción a través de un catéter, y otra alternativa es extraer el coágulo a través de un dispositivo.

Hay enormes progresos tanto en la prevención como en el tratamiento pero aun es mucho lo que queda por hacer. “Porque tenemos muchas disparidades entre los países y al interior de ellos”, concluyó Ordunez.

En un cita verificado esta semana sobre el tema, el médico Adalberto Quintero, presidente electo de la Sociedad Colombiana de Cardiología, aseguró a Efe que los hábitos saludables ayudarán a frenar todavía otras afecciones asociadas al ACV como la fibrilación auricular, la arritmia más frecuente. EFE.