Algunos riesgos por comer al frente del televisor


¿Desayunas o almuerzas o incluso meriendas mientras miras televisión, caminas o haces cualquier otra actividad que absorbe tu atención?
 
Si ese es el caso, tienes un gran aventura de manducar mucho más y obtener peso.
 
Varios estudios han señalado que quienes comen mientras miran TV, utilizan videojuegos, leen o hacen simultáneamente cualquier otra actividad tienden a consumir más calorías.
La doctora, Suzanne Higgs, experta en psicología del apetito de la Universidad de Birminghan, en Reino Unido, formó parte de un equipo que evaluó varias investigaciones al respecto.
 
Aumento de peso
Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, afirman que manducar frente al televisor aumenta 37 veces la probabilidad de tener sobrepeso. Y es que al mirar la tele, las personas se concentran más en lo que ven que en lo que comen.
 
Problemas en la columna
Esto por mantenerte sentada durante varias horas, sobre todo cuando te encorvas. El resultado de prolongar esta mala postura es dolor y tensión musculares.
 
Insomnio
Tras un rica cena, viendo uno de tus programas preferidos, podrías irte a la cama y toparte con la mala comunicado de que no puedes “pegar el ojo”. Lo preliminar, es consecuencia de la luz y exceso de colores en la pantalla, los cuales activan tu cerebro y no permite que tengas un sueño reparador.
 
Visión
La sobreexposición a la televisión causa estragos en los fanales, reduciendo la agudeza visual. Adicionalmente, promueve la irritación y sequedad en los fanales, ya que, al fijar la sagacidad, parpadeas menos de lo que lo haces lógicamente.
 
Sedentarismo
De acuerdo con investigadores de la Universidad de Maastricht, Holanda, las personas que suelen ver el televisor por varias horas, tienden a estar una vida sedentaria. La desliz de activación física es un número de aventura, entre otros, para sufrir enfermedades cardiovasculares.
 
>VEA TAMBIÉN: Yoga ¿tendencia o estilo de vida?