Alimentación adecuada, vital antes de recibir terapia oncológica

 

La comestibles desempeña funciones importantes en muchos aspectos de la proceso y el tratamiento oncológico. De acuerdo al Instituto Franquista del Cáncer de los Estados Unidos (NCI), la desnutrición es un problema global entre estos pacientes. Desencadena en resultados adversos, entre ellos un aumento en la morbilidad y la mortalidad, así como disminución en la calidad de vida.

Y dependiendo del estadio y seriedad del cáncer, así como del tipo de tratamiento, en la mayoría de los casos estos pacientes perderán peso y masa muscular (sarcopenia), que los hará más susceptibles a la toxicidad que pudiese estar presente durante el proceso.

En estos pacientes es difícil amparar la energía y sobrellevar problemas sistémicos-metabólicos, así como controlar los existencias secundarios del tratamiento, el cual tiene como objetivo principal la destrucción de células cancerosas, pero que en el proceso igualmente afecta a células sanas, refiere un trabajo publicado por las investigadoras Gertrudis Adrianza de Baptista, Amairany Martorrelli, Breilys Vegas y Yubisay Oropeza, publicado por la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV) en su página web “Ayuda al Paciente Oncológico”.

Círculo vicioso

Un problema adicional para quienes atraviesan por esta etapa es que, mientras la buena alimento es fundamental para confrontar la enfermedad y el tratamiento; por otra parte, éstos últimos pueden causar problemas para la ingesta de alimentos.

Algunos inconvenientes comunes son la equivocación de apetito, cambios en el sabor y olor de la comida, constipación, diarrea, sensación de boca sequía, intolerancia a alimentos con lactosa, nauseas, irritación en la boca y tragadero, dificultad para deglutir, mucositis, pérdida de peso o aumento (muchas veces por medicamentos esteroideos).

De acuerdo al noticia que cuenta con el respaldo de la SAV, se puede estimular la comestibles hablado mejorando la preparación culinaria y la presentación de los platos, variando con frecuencia los alimentos y la forma de preparación. Igualmente es importante prestar atención a la textura de las comidas para disminuir el esfuerzo que representa la ingesta en algunos pacientes que puedan estar débiles.

Mejor alimento = Mejor pronóstico

Una comestibles deficiente puede producir desnutrición, y con ello aumentar la incidencia de la enfermedad, la severidad de los existencias secundarios del tratamiento y el aventura de infección, reduciendo las posibilidades de supervivencia, según estudios científicos. En este sentido las metas del tratamiento nutricional, en genérico, son:

  1. Preparar o corregir la malnutrición. Muchas veces la comida no tiene cómputo de los macros y micronutrientes.
  2. Evitar la atrofia muscular y la disfunción que se va a reflectar en el paciente para valerse por sí mismo.
  3. Ayudar al paciente a tolerar el tratamiento atenuando la respuesta de la toxicidad y la inmunosupresión. Y así, los tiempos de los tratamientos se hacen correctamente sin tener que alargarlos, con consecuencias negativas para el paciente.
  4. Aminorar los existencias secundarios y las complicaciones relacionadas con la alimento.
  5. Manejar y robustecer el sistema inmune para combatir infecciones, aunado al manejo de la respuesta inflamatoria.
  6. Contribuir a la recuperación y cicatrización.
  7. Prolongar o mejorar la calidad de vida.
  8. Conocer las comorbilidades asociadas, tales como: diabetes, hipertensión, entre otras, para realizar un manejo integral.

Para veterano información sobre éste y otros temas de interés relacionados con el cáncer y su tratamiento, puede revistar la página de Ayuda al Paciente Oncológico de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela a través de  www.ayudaalpacienteoncologico.org.ve.