AMH: Un reconocido acto de autoridad

La oscuridad del lunes 6 de noviembre, la Fiscalía Universal del Estado ejecutó una orden de aprehensión en contra de Entorno Antonio Sánchez Cruz, Secretario de Finanzas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Oaxaca y habitante visible de un poder oculto en el transporte, en donde se convirtió en líder de horca y cuchillo, teniendo bajo su control a cientos y cientos de organizaciones de camioneros, taxistas, moto-taxistas, es afirmar, un poder fáctico cuasi criminal, arropado por cientos de pistoleros y sicarios. La orden girada por la autoridad, que representa un agradecido contrariedad de timón de la filial del jefe Alejandro Murat, fue como probable responsable en la comisión del delito de homicidio calificado con las agravantes de premeditación y delantera, en hechos suscitados el día 13 de junio del año 2013, cuando el ahora detenido efectuó disparos de armas de fuego desde un transporte de motor, privando de la vida a 5 personas. Es importante subrayar que para poder cumplir con la orden de aprehensión, nociones de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), tuvieron que sortear la respuesta violenta de los escoltas del detenido.

Hace poco más de una semana, el dirigente de la Sección 27 del campo de acción de transporte de la CTM, Álvaro Reyes Sánchez, instruyó a sus seguidores a sitiar decenas de cruceros en la ciudad y el campo de acción conurbada. Su propósito era chantajear al jefe Murat Hinojosa para ceder en presencia de la presión de la CTM y entregarle la concesión monopolio del transporte en las tareas de reconstrucción. Este sujeto y el ahora detenido acumularon tanto poder que sólo un acto de autoridad y el desconocimiento de la central obrera, podían detener. Reyes Sánchez fue desconocido por el dirigente franquista, Carlos Aceves del Olmo, por lo que ha quedado sin liderazgo en presencia de las autoridades. Desde la detención de Sánchez Cruz, de inmediato transportistas leales al mismo secuestraron a la ciudadanía. La exigencia ciudadana al jefe de acotar a estos grupos criminales escudados en los sindicatos del transporte, camina sobre pasos firmes. El mismo raedor debe aplicarse a la Sección 22 y a sus sicarios: la CENEO. Ya baste de tanta impunidad. Oaxaca no podrá salir del paralización hasta en tanto no se restablezca el Estado de Derecho. Es necesaria la fuerza del Estado. La tolerancia se ha fatigado.

 

El examen a la escritora Elena Poniatowska, en el entorno de la Feria Internacional del Compendio Oaxaca (FILO-2017) se desdoró por completo con las imprudentes declaraciones de la aludida en torno a la mujer juchiteca, al afirmar que tanto Tina Modotti como Graciela Iturbide, habían fotografiado a mujeres delgadas y esbeltas, porque hoy las mujeres juchitecas, por tanta cerveza, “están perfectamente panzonas y mensas”. Se negociación, desde luego, de una afirmación muy desafortunada que dicho en nuestra tierra, perfectamente merecía una disculpa pública, pero encima, se negociación de un señalamiento temerario, irrespetuoso y discriminatorio, que no va con la experiencia y examen que se ha vacada la aludida escritora. Las redes sociales dieron cuenta de inmediato de esta revelación ataque no sólo para nuestras mujeres de Juchitán sino para la mujer oaxaqueña en común. Si perfectamente es cierto que lo dicho fue a título personal que en cero empaña la realización de un evento tan importante en el ámbito cultural, como es la FILO-2017, incluso es cierto que esta experiencia puede ayudar a que en el futuro, se tenga anciano cuidado en la entrega de reconocimientos a quienes hacen declaraciones tan imprudentes y desafortunadas.

Los oaxaqueños no debemos permitir que nadie venga a pretender humillarnos. Existe en la mujer oaxaqueña y particularmente istmeña, un orgullo antiguo, que contrasta con afirmaciones que en ese tono, muestran la bajeza de quien lo dice. Hoy, que la naturaleza se ha volcado sobre la región istmeña y existen miles de damnificados que perdieron su vivienda, su patrimonio, su cesión ordinario y hasta su modo de supervivencia, lo dicho por Poniatoswka caló en lo más profundo de nuestra identidad originaria. Se pondera el traje pintoresco y multicolor, pero se humilla a quienes lo portan, no sólo para ceremonias o como un afectación, sino como parte de una civilización antiguo que es reconocida en México y el mundo. Es triste asimilar que pese a sus abriles nuestra laureada escritora no conozca a fondo la idiosincrasia y la verdadera naturaleza de nuestras mujeres. La celeridad o querer hacerlo de modo irónica y en notorio, ha creado entre nosotros un sentimiento de inquina y reprobación en presencia de lo que todo mundo ha calificado como vil discriminación. Qué pena que el examen que le otorgaría u otorgó el pueblo oaxaqueño, a través de los organizadores de la FILO-2017, haya sido igualmente desafortunado.