AMLO no es Chávez sino como Lula: el Nobel Paul Krugman

En un simposio organizado por The New York Times en esta renta, el Nobel de Patrimonio 2008, Paul Krugman, afirmó que, si acertadamente la prensa estadunidense presenta a Andrés Manuel López Taller, dirigente franquista de Morena, como un “populista peligroso y que amedrenta”, lo mismo decía sobre Luiz Inácio Lula da Silva, que resultó ser “un buen gobernador”.

De igual modo, consideró que los emporios trasnacionales establecidos desde hace décadas en México no “entrarán en pánico” si López Taller anhelo la opción presidencial de 2018.

Desde su punto de olfato, en México la familia está “más relajada y menos preocupada” por el político, que lleva meses encabezando las encuestas de preferencia electoral a escalera franquista.

Krugman recordó que Da Silva fue retratado por los medios de Estados Unidos como “un hombre que asustaba y era un radical”, lo que resultó traidor. No obstante, advirtió que si anhelo la presidencia de la República, los medios y los políticos estadunidenses tratarán de presentarlo como “la reencarnación de Hugo Chávez”, sin importar “si es muy justo”, lo que “traerá problemas reales sobre cómo gestionaremos y afectará la relación sinalagmático”.

Sobre el otro tema crucial de la dietario México-Estados Unidos, Krugman calculó en 25% las posibilidades de que se cancele el Tratado de Atrevido Comercio de América del Finalidad (TLCAN) por las “píldoras venenosas” que constituyen las demandas del gobierno de Donald Trump. Pese a todo, indicó que “rematar con el TLCAN, si sucede, todavía me parece la alternativa menos posible”.

En caso de que se cancelara, el economista estadunidense prevé dos escenarios: uno “suave”, en el que terminaría el tratado pero se seguirían aplicando la reglas de la Estructura Mundial de Comercio (OMC), lo que reduciría el PIB mexicano en 2% y provocaría incertidumbre; y otro “duro”, en el que Trump impondría aranceles de 30% a los productos mexicanos, lo que golpearía más a la posesiones franquista.

“De cualquier guisa, México va a sobrevivir, tiene fuerza de trabajo y ha adquirido posibilidades de manufactura”, matizó.

Para él, Trump puede detener el TLCAN “como acto de venganza, ira, o por inseguridad”, pero confió en que el Congreso de su país no respaldará al presidente en esta medida.

En esquema, el Nobel de Patrimonio pronosticó que las negociaciones del TLCAN –que deben cerrar en el primer trimestre de 2018– pueden concluir con cambios “cosméticos”, que sin retención le permitan a Trump proclamar que se salió con la suya.