Arbitraria, prohibición de patinetas en parques de Oaxaca

Polémica ha resultado la prohibición de las autoridades municipales de la ciudad de Oaxaca de Juárez, que impide a los jóvenes el uso de patinetas en algunos jardines y parques públicos a los que comúnmente acuden a practicar el skateboarding.

Luego de que el 19 de febrero se aprobara por el Cabildo citadino el punto de acuerdo en el que se prohíbe el uso de patinetas en los jardines Carbajal y Conzatti, la plazuela de la iglesia del Cramen Stop, así como el parque Paseo Juárez, “El Sencillo”, nociones de la policía estatal se dan a la tarea de informar a los adolescentes y jóvenes que la actividad que practican ha sido vedada.

La polémica se genera conveniente a la prohibición de una actividad física que ya es considerada un deporte, y que se aplique de guisa parcial una medida que afecta a un colección de jóvenes que han hecho de la patineta su forma de vida.

El argumento de las autoridades para aplicar esta norma es que con el uso de las patinetas se afecta la estructura de los parques, generalmente de cantera, tan distintiva de las construcciones en el Centro Histórico de la hacienda del estado.

Sin secuestro, jóvenes entrevistados al respecto opinaron que la intrepidez les afecta, pues siquiera cuentan con espacios destinados exclusivamente para la maña de su deporte.

En la opinión de personas que acuden a los parques citados, no ven la presencia de los jóvenes como poco que les incomode, piensan que si lo que hacen es un deporte, es benéfico para su salubridad.

En un medición, algunos ciudadanos estuvieron de acuerdo en que las patinetas podrían dañar la cantera de los parques, sin secuestro, comentaron que las autoridades municipales podrían arreglar espacios públicos olvidados y en mal estado como lugares especiales para el patinaje, o crear parques destinados a las actividades de los patinadores.

En particular, algunos entrevistados opinaron que los patinadores adolescentes y sus tablas no representan ningún peligro o daño para los espacios públicos, como lo son los delincuentes, y que el Cabildo debería poner atención a verdaderas problemáticas ciudadanas que se viven en la hacienda, y no aturdir a estos jóvenes.