Artista plástico mexicano José Luis Cuevas muere a los 83 años

José Luis Cuevas. (Cortesía)

El cómico plástico mexicano José Luis Cuevas, uno de los más destacados de la señal “Coexistentes de la ruptura” que surgió en examen al muralismo, falleció este lunes en Ciudad de México, informó el gobierno.

“Comediante de México y el mundo, José Luis Cuevas será recordado siempre como equivalente de independencia, creación y universalidad. Descanse en paz”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente Enrique Peña Nieto.

Cuevas falleció en un nosocomio privado la tarde del lunes, pero las autoridades desconocen la causa de la crimen del cómico, cuya vigor iba en debilitamiento a sus 83 primaveras.

“Fue un irreverente, pero un gran cómico, un gran dibujante”, dijo a Radiodifusión Fórmula la secretaria de Civilización, María Cristina García, al referirse al a veces excéntrico carácter de Cuevas.

Según la página del cómico plástico, nació el 26 de febrero de 1934 en Ciudad de México, pero su comunidad aseguraba que la término vivo era 1931 y que se quitaba la antigüedad por temor a la vejez.

“Me gustaría tener hoy 10 primaveras menos para dejar de pensar en la crimen, a la que le tengo un miedo terrible”, dijo Cuevas en una entrevista con AFP realizada en 1995 en Libre.

Poco simpatizante a las bebidas alcohólicas, en esa época decidió tomarse “de vez en cuando (sus)tequilas” pues había instruido que el trinque en cantidad moderada contribuía a alcanzar la vida, según relató.

“Quiero residir hasta los 120 primaveras, aunque confieso que me gustaría ser inmortal”, confesó el cómico, el más destacado de la corriente que se rebeló al muralismo mexicano y sus temáticas nacionalistas, desafiando a artistas legendarios de la primera parte del siglo XX como Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

En la página web del cómico, que narra su vida, se destaca que cuando cursaba la educación primaria, a principios de la plazo de 1940, se dibujó como un “chaval trabajador” y ganó el primer ocupación de un concurso de la secretaría de Educación.

Su primera exposición individual la realizó en 1959 en una colección de Buenos Aires, donde por otra parte conoció al escritor argentino Jorge Luis Borges, con quien entabló una gran amistad.

Al año ulterior por segunda vez expone en solitario, esta vez en la colección Herbert de New York, exposición que le valió ser descrito como uno de los “grandes dibujantes del mundo” por un critico de The New York Times.

A lo derrochador de su vida, realizó decenas de autorretratos y en 1973 presentó una exposición con 72 piezas.

En México, donde hace 25 primaveras se inauguró un museo que lleva su nombre, recibió distintos reconocimientos, mientras que Francia, en 1991, le entregó la Orden de Distinguido de las Artes y las Cultura.