Artistas se dieron cita en Río de Janeiro para la boda de Michelle Alves y Guy Oseary

La ciudad brasileña de Río de Janeiro fue invadida por grandes estrellas de Hollywood y personalidades como la cantante Madonna, que figuran en la índice de invitados para el coyunda que tuvo emplazamiento ayer entre la maniquí brasileña Michelle Alves y el productor primoroso Guy Oseary.

Actores como Ashton Kutcher, Demi Moore y Dakota Johnson, y músicos como el bajista australiano Flea y el vocalista Anthony Kiedis, de la cuadrilla Red Hot Chili Peppers, han sido vistos en la playa de Ipanema o en un hotel que fue reservado para sus invitados por Oseary, el patrón responsable por la carrera de Madonna.

Pese a que el coyunda a los pies de la famosa y gigantesca estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro está guardado por secretos, algunos de los invitados no han hecho esfuerzos para permanecer en el anonimato y Madonna ha publicado varias fotos en las redes sociales sobre sus actividades en esta ciudad brasileña al costado de sus hijas.

“Estoy atinado de regresar a Brasil ¿Es muy temprano para una caipirinha?”, se preguntó Madonna en una de sus publicaciones y en la que dijo tener pasado en la confusión del lunes por una fiesta para los novios animada por el cantautor brasileño Caetano Veloso.

Flea y Kiedis incluso se acercaron a la playa de Ipanema para un baño pese al tiempo huracanado en Río de Janeiro y Kutcher dio un paseo en bici por el paseo naval de este extrarradio, uno de los más turísticos y conocidos de Brasil.

Aunque no fueron vistos en el exclusivo hotel Fasano, algunos de los integrantes de la cuadrilla U2, que ofrecieron diferentes conciertos en Sao Paulo la última semana, todavía fueronn esperados en Río de Janeiro adecuado a que Oseary todavía representa al especie.

De acuerdo con versiones de prensa, tras el coyunda en el Cristo Redentor, uno de los principales símbolos turísticos de Río de Janeiro, la pareja ofreció una fiesta en la casa del popular presentador brasileño de televisión Luciano Huck.

Alves, una de las modelos brasileñas más disputada por los modistos en la período del 2000, vive en Los Ángeles desde 2006 con Oseary, con quien tiene cuatro hijos, de entre 3 y 10 primaveras de época, pero sólo ahora formalizarán su coyunda.