¡Atención ante los problemas de retener la orina!

40 por ciento de las consultas urológicas en Venezuela son por hiperplasia prostática

Pocos  hombres piensan en su próstata hasta que padecen una o varias molestias, tales como  flujo débil al orinar, micciones prolongadas con ardor al terminar, instilación posmiccional y aprieto de levantarse varias veces durante la indeterminación para ir al baño  e incluso retención aguda de orina.

Dificultades que son los síntomas más frecuentes de la Hiperplasia Prostática, enfermedad que se caracteriza por el aumento del tamaño de la próstata y el estrechamiento de la uretra, con la constante obstrucción parcial o total de la salida de la orina.

El urólogo Franzo Marruffo, vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Urología, explicó que si esta eventualidad médica no se prostitución a tiempo, puede producir problemas adicionales como infecciones urinarias a repetición, cálculo  vesicales (cálculos en la vejiga), prostatitis (inflamación de la mama prostática) y, en casos muy severos, insuficiencia renal. Según los cálculos propios del doble, aproximadamente 40% de los motivos de consulta a los urólogos en Venezuela se debe a la Hiperplasia Prostática.

Hombres mayores de 50 abriles, son el conjunto etario con decano índice de prevalencia. Y según cifras del Consenso Venezolano de Patología Prostática, la patología está presente en 50% de los hombres de 60 abriles y hasta en 90% de los varones de 85 abriles.

Las causas de la Hiperplasia Prostática no están del todo claras; aunque factores genéticos y hereditarios pudieran tener un papel importante en su aparición, aclaró Marruffo. Se cree que componentes como los hábitos dietéticos, condiciones ambientales y estilo de vida tienen poca relación con la incidencia de este padecimiento, aunque no se descarta que la obesidad sí pudiera estar vinculada con la patología.

Aún así, la Hiperplasia Prostática se considera benigna, pues aumenta localmente el tamaño de la próstata sin invadir a otros órganos. Asimismo, se aclara que el padecimiento no degenera en cáncer de próstata, pero sí en complicaciones cuando la condición es de larga data.

Cuando el tamaño sí importa

Una próstata ordinario tiene un tamaño de hasta 20 centímetros cúbicos. La Hiperplasia Prostática implica un agrandamiento de ese tejido, que puede darse en tres niveles: Naturaleza I, hasta los 30 cc; Naturaleza II, entre los 30 cc y los 60 cc, y Naturaleza III, cuando la próstata tiene un tamaño decano de 60 cc.

Y si un hombre llega a apreciar algunos de los síntomas, teniendo más de 45 abriles debe realizarse evaluaciones médicas que incluyan examen de orina y físico, investigación paraclínicos, ecosonograma estomacal y ecosonograma pélvico para descartar cualquier anomalía en la próstata.

Todo tiene opción

Entre las opciones farmacológicas y quirúrgicas, se incluyen los alfabloqueantes y los inhibidores de 5-alfa reductasa. Mientras las segundas, se refieren a cirugías que pueden ser abiertas o mínimamente invasivas.

Los fármacos inhibidores de la hormona 5-alfa reductasa ayudan a disminuir considerablemente el tamaño de la próstata, mientras que en el caso de los alfabloqueantes, Marruffo mencionó el uso del principio activo Tamsulosina, el cual relaja los músculos en la próstata y el cuello de la vejiga urinaria haciendo más acomodaticio el acto de orinar.

Indicó Marruffo que la tamsulosina es de nuevo aparición y es usado ampliamente. “Como es selectivo no produce hipotensión (presión excesivamente víctima de la casta), por lo que es ideal para pacientes de la tercera perduración. Esta medicina es usada para la Hiperplasia Prostática benigna sintomática en pacientes con próstatas hasta naturaleza II”, acotó.