Aumentan casos de muerte de niños en hospital de Jamiltepec

Posteriormente de salir a luz pública la homicidio de los anteojos, otro caso flamante está documentado en esta población costeña, se comercio de Sandra López Velasco, una mujer de bajos medios de la Colonia Miramar cuyo bebe nació sin vida en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 Sandra, con pruebas en las manos señala que la homicidio de su pupila fue por negligencia médica, ya que a pesar de contar con 40 semanas de embarazo y con dolores de parto, se le negó el servicio. “A pesar de tener todas mis citas en regla y estudios en este hospital. El 23 de marzo llegué al dominio de urgencias con dolores de parto. Los doctores me dijeron que regresara en dos días y que hasta entonces se me atendería”, narra la mama desesperada.

 Este hospital carece del  personal necesario para hacer frente a las deposición de la población. Como lo describe Sandra López Velasco, quien aún no olvida lo ocurrido en las paredes de este nosocomio. “Regresé el 25 de marzo a las tres de la tarde, en urgencias me abrieron las puertas a las cuatro y media de la tarde. Todo estaba bajo control, sentía que mi bebe estaba a punto de manar, pero no me atendieron”.

 “Logre escuchar varias veces a los doctores y enfermera que decían que él bebe ya no se movía y que estaba muerto en mi vientre, que me harían una cesárea. Desperté hasta la mañana del 26, no me dejaron ver a mi bebe porque estaba en cuidados especiales, sospechaba que poco ya estaba mal”.

 Fue hasta las merienda de la mañana de ese día cuando al padre del bebe Antonino González Hernández se le dio la mala informe que la pupila había muerto. En un principio decían que estaba mal del corazón, pero oficialmente y de acuerdo al certificado de homicidio fetal expedida por el hospital del IMSS señala que la causa fue por asfixia intrauterina.

 La cesárea fue en la alborada del 26 y en el certificado de homicidio señala que fue a las merienda de la mañana. “Aquí vimos una primera inconsistencia, sospechamos que hay culpables. Un médico pasante atendió a mi esposa y otro con cedula profesional firma el certificado. Esto nos hace pensar que en el hospital ocurren cosas en lo oscurito”, señala Antonino González.

 El caso fue puesto inicialmente en presencia de el agente del servicio conocido de esta población el 7 de abril de este año, donde el agente Francisco Josué Bohórquez citó a comparecer al doctor José Juan Rodríguez Vidaña, médico que atendió a la paciente en su momento. En el oficio señala que se ser caso omiso al citatorio se utilizara la fuerza pública por conducto de la autoridad comarcal competente.

Al no encontrar eco la demanda en presencia de el fiscal regional y por tratarse de una dependencia federal, la pareja afectada acudió en presencia de el agente del servicio conocido federal con residencia en Huatulco, donde interpusieron formal denuncia en contra del doctor Marcelino Vicente Montesinos, director del hospital del IMSS de Santiago Jamiltepec y en contra de José Juan Rodríguez Vidaña, médico internista de este centro hospitalario y en contra de quien o quienes resultes responsables.

 Sandra López Velasco, esperaba con ansias a su primer bebe, más por tratarse de una pupila. Pero el sueño bajo truncado. “En primer espacio pido que manden médicos con experiencia, porque solo hay médicos residentes. Que sólo vienen hacer sus prácticas, ellos ni caso nos hacen. Espero que la atención sea mejor. Que haya medicamentos. Tenemos un servicio pésimo, donde las enfermeras son muy déspotas con los pacientes”, concluyó.

Médicos del hospital hablan, sin revelar sus nombres por temor a represalias que la homicidio de niños es un problema con un trasfondo mucho más profundo y confuso. Este hospital funciona con lo reducido primordial para atender lo más indispensable. El traslado más cercano a un hospital con mayores posibilidades es de 2 a 3 horas.

 Los trabajadores del hospital entrevistados sobre el tema reconocen que no hay especialistas, ni medicamentos suficientes. “Los médicos, de verdad hacen milagros ahí, pero no son dioses, más cuando se comercio de embarazos de detención aventura. Por eso muchos especialistas y residentes prefieren mudarse y trabajar en otros lugares con más oportunidad de crecimiento”, dijo una enfermera que ingresa a su turno en el hospital, sin revelar su identidad.