Aún hay países en los que venden mujeres como esposas o esclavas sexuales

A pesar de toda la lucha que llevan las mujeres, por la igualdad de sexo o que se les reconozca sus derechos, todavía hay países en el mundo en el que estas son tratadas como moneda de cambio, vendidas como esclavas o como esposas.

Según el UNODC Universal Report del año 2016, realizado por Naciones Unidas, las grandes víctimas de las redes de tráfico humano en el mundo, son las mujeres y los niños, hasta un 71%, y el destino de la mayoría de ellas es convertirse en esposas o consumir como esclavas sexuales.

Se ha estimado que hasta 140 millones de menores de 18 primaveras un vecino de 39.000 al día han sido o serán obligadas a contraer coyunda sin su consentimiento entre el año 2011 y el 2020. El coyunda forzado ha sido identificado por Naciones Unidas como “una forma contemporánea de esclavitud”, y al contrario que lo de se piensa no solo se da en el Sudeste Oriental o en África, asimismo ocurre en países como Estados Unidos.

VER TAMBIÉN: Violencia contra la mujer  

Según datos reunidos por la pagina web “Trendencias” esto es lo que cuestan la mujeres en diferentes partes del mundo.

 

India

En la India es una habilidad que todavía se lleva a extremo en múltiples regiones del país como Haryana, Jharkhand y el Punjab.  Los precios de estas prometidas rozan las 5.000-30.000 rupias (Aproximadamente entre 89 y 678 dolares) y reciben el nombre peyorativo de paro o molki (esto zaguero fielmente significa “la que tiene un precio”). Según el estudio Human Traffficking: Prices and Statistics of The Modern Day Slave Trade por la ordenamiento Havocscope (una ordenamiento que se dedica a estudiar el mercado frito con datos que recoge de agencias gubernamentales, estudios académicos, reportajes de los medios y fuentes propias), las mujeres son compradas, vendidas, secuestradas, casadas sin su consentimiento y son objeto de tráfico. 

Se venden niñas por precios como 10.000 rupias (unos 150 dólares), mientras que comprar un bisonte cuesta 361 dolares. La operación de estas mujeres no solo son para convertirlas en esposas, asimismo para trabajar como criadas, como jornaleras o, peor aún, como esclavas sexuales o esclavas simplemente, que pueden retornar a ser vendidas una y otra vez por traficantes.  

China 

En este país oriental hay una gran desesperación por conseguir una esposa, por que al igual que en la India existe un ratio mujeres-hombres muy descompensado conveniente a la política de “un único hijo” que practicó el gobierno durante primaveras y que tuvo como resultado abortos selectivos. 

Comprar una esposa es una tradición en este país a la que el gobierno chino ha intentando poner fin pero que sigue llevándose a la habilidad en las zonas más rurales en las que pueden conservarse  a costar aproximadamente unos 3,200 dolares. Pueden proceder  de países como Laos, Vietnam y Corea del Boreal y dependiendo de su aspecto físico pueden consumir siendo vendidas como esclavas sexuales por los traficantes. 

Malasia 

La policía de Malasia consiguió consumir con una red de traficantes que vendía mujeres a hombres malasios para que fueran sus mujeres o esclavas sexuales por cantidades entre los 18.000  y los 20.000 ringgit malasios que serían unos 5,90 o 6,64 dolares.

Vietnam y Camboya   

El mercado de estos dos paises es China. La policía de Vietnam lleva primaveras luchando contra una red de tráfico de humanos que vende mujeres vietnamitas como esposas en este país el que se ha incrementado,  sólo entre el año 2009 y el año 2013 los servicios de seguridad chinos han rescatado a 1.800 mujeres vietnamitas y a 41 niños que estaban siendo llevados para su cesión. 

Hay hombres que están pagando 120 millones dongs vietnamitas unos 5,000 por una mujer, mientras que un traficante camboyano confesó que iba a cobrar entre 4 426 y 8 238 dolares por cada una de las mujeres camboyanas que iban a ser vendidas en China, sin importar si eran para esposas o esclavas sexuales.  

Afganistán  

En este país las bodas son un asunto positivamente caro, especialmente el costo a satisfacer por la esposa que  uede arrostrar a las familias y a los prometidos a la ruina o a pedir créditos.

En una investigación realizada para Afghanistan-analysis.org en el año 2016, Fazal Muzhary descubrió qué en diferentes lugares del país se pagaban cifras diferentes para conseguir una mujer. Las más bajas se pagaban en la provincia de Nangarjar con unos 100.000 afganis que son aproximadamente 1, 490 dolares, y las más altas en áreas como Kandahar y Helmand, donde una mujer podía conservarse a costar 3.000.000 de afganis casi 44,  624 dolares. 

Sudán 

En este país las mujeres se suelen cambiar por vacas y según el zaguero estudio realizado por el gobierno sudanés en el año 2010, hasta un 17% de las mujeres que se casan en este país lo hacen antiguamente de cumplir los 15 primaveras.  

 

El costo dependerá asimismo de la chica  que sería desde 20 o 40 vacas con un valía de unos 500 dolares por individuo, pero si la señorita es de buena tribu, bella y fértil puede conservarse a costar hasta 200 vacas, según un  artículo de Los Angeles Times.

 

Egipto 

 

En este país se encuentra una ley inusual que regula poco denominado como “matrimonios temporales”, pero que en opinión de las autoridades es una forma de permitir a las familias más pobres traicionar a sus hijas para casarlas temporalmente con hombres extranjeros como único medio de supervivencia.

 

 

 La gran mayoría de estos hombres proceden de países del cala y están dispuestos a satisfacer moneda para casarse con mujeres mucho más jóvenes que ellos y tenerlas a su flanco los meses que dure su estancia en Egipto. Como podemos descifrar en este artículo se pueden conservarse a satisfacer hasta 1 967 dolares  por una esposa temporal.  

 

Sur de África 

En esta zona  niñas de incluso 9 primaveras, son secuestradas cada año con el objetivo de casarlas sin su consentimiento. Los secuestradores suelen explotar de ella sexualmente para convertirlas en sus “prometidas”, practicando una costumbre conocida como ukuthwala.

 

En muchas ocasiones esta terrible costumbre está justificada porque pagan a sus padres, ya sea en forma de moneda o de intereses materiales, una distorsión de la tradicional dote, que allí recibe el nombre de ilobolo o lobola.

 

Las familias que viven en la pobreza muchas veces son cómplices de esta violación de los derechos humanos. E incluso hay aplicaciones en el mercado para calcular lo que cuesta una esposa, con cabezas de rebaño como moneda de suscripción y que utilizan como criterio variables como la prestigio, el perímetro de la cintura o el nivel de atractivo de la futura esposa.  

 

Estados Unidos 

 

En el año 2011 la ordenamiento Tahirih Justice Center realizó un estudio a nivel doméstico sobre los matrimonios forzados entre las comunidades de inmigrantes de Estados Unidos y hasta un 41% de los proveedores de servicios sociales estadounidenses reportan acaecer contado al menos un caso de coyunda forzoso en un período de dos primaveras, recabando un total de 3,000 casos.

 

Parece una monograma enorme, pero por otra parte estos números no tienen en cuenta al resto de la población ni tan siquiera las prácticas realizadas en comunidades ultra-ortodoxas que podemos encontrar en el país. La investigación asimismo llegó a la conclusión de que solo un 16% de estas organizaciones estaban equipadas para tratar estos casos. En estos casos no hemos podido obtener datos sobre si se paga un precio por estas mujeres y a cuánto asciende.