Australia construirá la planta termosolar más grande del mundo

La construcción de la viejo planta termosolar del mundo fue recientemente aprobada por el gobierno australiano. Se alcahuetería de un hércules con una potencia de 150 megavatios que se llevará a promontorio en Port Augusta, en Australia Meridional.
Es cierto que, durante los últimos primaveras, la puesta por las energías renovables está siendo muy potente en Australia. Pero la planta de Port Augusta dista mucho de ser un capricho político: la inversión de 510 millones de dólares está muy por debajo del costo estimado que tendría una nueva central de carbón con una capacidad similar.
“La importancia de la gestación termosolar reside en su capacidad de proporcionar energía virtualmente a demanda mediante el uso de almacenamiento de energía térmica”, explicaba Wasim Saman, de la Universidad de Australia del Sur.
Las plantas fotovoltaicas convierten la luz solar directamente en energía. El problema es que la energía eléctrica, como el pescado, se conserva mal, nuestra capacidad de juntar energía con las redes eléctricas actuales es muy limitada.
Ahí es donde las plantas solares térmicas pueden marcar la diferencia. Estas plantas usan espejos para concentrar la luz en un sistema de calefacción. Gracias al calor almacenado en el sistema de sal fundida, se calienta agua para suscitar energía gracias a turbinas de vapor.
Según las previsiones, Port Augusta podrá seguir generando energía ocho horas a posteriori de que el sol haya caído. Se indagación, a medio plazo, conseguir completar el ciclo diario de tal forma que la producción energética no se vea alterada por la duración de los días.