Beneficios del silicio para el organismo

El silicio orgánico es uno de los oligoelementos esenciales más importantes para el organismo, implicado procesos regenerativos a través de la producción de colágeno reparador y de otras moléculas básicas como la elastina. Incluso, es esencia para aportar a los tejidos conectivos la elasticidad y consistencia necesarias.

Ocurre que a partir de los 35 primaveras se reduce el nivel de silicio a través de la comida. Por lo que, aportar una dosis se convierte en necesario para apoyar la función celular en niveles óptimos. Para así, contar con una concentración adecuada de este compuesto en el organismo es semejante de buena sanidad y bienestar.

Y para entender si la presencia de este oligoelemento es escasa en el organismo, los expertos apuntan a una serie de indicadores que nos servirán para poner remedio:

– Melena, piel y uñas dañadas: El aporte de silicio devolverá la consistencia tanto al madeja como a las uñas. Adicionalmente, reduce las arrugas en la piel y ayudando a reconstruirla.

– Arrugas y flacidez en la piel: Este compuesto actúa como un pegamento, ayudando a apoyar las estructuras corporales fuertes y flexibles.

– Huesos frágiles y dientes sensibles: La integridad de la matriz ósea depende de que los niveles de silicio sean los adecuados, ayudando a recuperar dicho masa con el paso de los primaveras. Incluso, una carencia de este compuesto se asociada con la aparición de caries.

– Varices y arañas vasculares: Según varios estudios, rodeando de un 80 por ciento de las personas con varices y arañas basculares vieron remitir estos síntomas gracias al aporte extra de silicio.

– Hipertensión y descuido de flexibilidad en las arterias: este oligoelemento interviene a medida que protege la hormaza arterial, disminuye los niveles de colesterol y reduce la presión arterial.

– Patologías del sistema nervioso: los niveles óptimos de este compuesto en el organismo ejercen una batalla positiva sobre los neurotransmisores, mejorando la comunicación celular. Su descuido se asocia a la concentración de metales pesados.

– Taquicardias y arritmias: un buen nivel de silicio provoca que en la parte del corazón donde se originan las cargas eléctricas que impulsan cada pulsación se disminuyan las arritmias y taquicardias.

– Sensación de cansancio: Este compuesto es uno de los encargados de restablecer la polaridad de las células, ayudando a equilibrar así el organismo y devolviendo la energía y trascendencia perdidas.

– Demencia senil: la única forma de eliminar el aluminio del organismo es gracias al silicio. Existe una clara conexión entre el Alzheimer y la adhesión concentración de aluminio en el organismo.