Buscan evitar práctica de dicotomía en futuros médicos en Oaxaca

Al escudriñar que la dicotomía es una experiencia frecuente en el sector médico de Oaxaca, autoridades y directivos de facultades de Medicina de la entidad han incluido en sus planes de estudio materias que eviten esta energía en los futuros profesionistas.

Tanto en la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO) como en la Universidad Regional del Sureste (URSE), las más grandes en el número de estudiantes de Medicina en el estado, señalan en el cuerpo estudiantil cómo esta conducta afecta la experiencia de esta distinguido profesión.

DIGNIDAD DEL ENFERMO

La dignidad del enfermo es un macroprincipio acomodaticio en la presente, donde algunos profesionales de la lozanía en su experiencia tienen divergencias entre su bien-hacer y conceptos como competencia, fiabilidad y autonomía de sus pacientes. Verdad que se agrava en los conflictos de interés que se crean entre la lozanía pública y la privada, por la irresponsabilidad profesional enmascarada generalmente en criterios de honestidad, calidad de la atención y ataque a los servicios mejor dotados.
Mediante el examen e interpretación holística de casos se pudo comprender estas disociadas conductas profesionales. La dicotomía es una patología de la relación médico-paciente que tiene que ser abordada con una concienciación y sensibilización cerca de principios éticos de la profesión, proporcionadamente formados y maduros, ya que genera corrupción, conflictos de interés y degradación del sistema de lozanía.

La mayoría de los médicos coincide en que en la dicotomía los intereses del paciente pasan a un segundo término y se antepone la preeminencia económica, sin importar la calidad del servicio.

La experiencia que se plinto en la repartición de honorarios entre médicos para enviarse pacientes, se mantiene en la entidad oaxaqueña, sobre todo en la consulta privada, donde los profesionales pueden obtener hasta 30 por ciento de ganancias.

Por la dificultad que representa penalizar la dicotomía por equivocación de pruebas, a la momento ninguna autoridad de lozanía tiene algún registro de denuncias por pacientes, que son los más afectados monetariamente, en la mayoría de los casos.

Alumnos, testigos de la dicotomía

Incluso, en algunas instituciones de enseñanza médica, algunos alumnos admiten que durante prácticas o servicios profesionales en consultorios particulares, han observado con frecuencia este tipo de situación.

“Claro que todos alguna vez sabemos que hacen eso (los médicos), pero no decimos falta ni denunciamos porque está en aventura no solo nuestra calificación, sino nuestra carrera. Adicionalmente, pesa más lo que dice un profesor que un colegial”, señaló una estudiante que prefirió eliminar su nombre.

Otro colegial coincidió que en los consultorios médicos privados suele darse esta situación, pero nadie denuncia por considerarlo corriente “en la experiencia médica”.

“Yo asistí a un médico ortopedista que por un padecimiento simple que podría corregirse con ejercicios, sugirió a los padres unos estudios y unos zapatos ortopédicos con determinada empresa. Los padres terminaron pagando hasta el triple de lo que debieron fertilizar”, denunció otro futuro médico.

En el sector Sanidad, las autoridades señalan que dicha experiencia se advierte cuando el médico pide al paciente personarse con determinado diestro o laboratorio para continuar con el proceso de consulta, sin tener otra opción más que esa.

Salustia González Rosales, directora de la Potencial de Medicina de la Universidad Regional del Sureste (URSE), reconoció que la dicotomía suele darse en este sector, pese a que no debería darse por el proporcionadamente del paciente.

Explicó que durante la carrera, el estudiante suele atracar el tema de la dicotomía en varias asignaturas como ética y medicina accesible.
“Se les inculca a los alumnos a no caer en este tipo de prácticas”, insistió la directora, al memorar que no solo en Oaxaca sino en el resto del país los casos no son denunciados, porque se ignora que es una experiencia abusiva e ilegal.

Por su costado, el director de la Potencial de Medicina de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), Guilebaldo Cruz Cortés, expresó que en esta institución se hace hincapié en la carestia de zanjar con esta mala experiencia, que pone en prevención la ética y profesionalidad del médico.

Señaló que los alumnos de esta institución tienen materias donde se abordan estos temas y se les invita a denunciar a quienes incurran en ello, sin temor a represalias.

“Mi profesor practicaba la dicotomía”

Gerardo, egresado en la lapso de los 90 de la Potencial de Medicina y Cirugía de conocida institución, recuerda que durante sus meses como practicante en un consultorio particular, fue informante de la experiencia de la dicotomía.

“Mi entonces profesor daba consulta y en sus recetas indicaba el circunstancia del laboratorio u otra institución donde tendrían que personarse sus pacientes para algún estudio; regresaba los resultados si no se habían hecho en donde había señalado, a pesar de que algunos de sus pacientes eran de escasos capital”.

Médico desde hace más de dos décadas, Gerardo lamenta que muchos especialistas se mantengan en esa experiencia que en falta beneficia a los pacientes y muestra el costado malo de los profesionistas.

“Cuando doy consulta y me preguntan a dónde pueden personarse para tales estudios, yo sugiero algunos lugares porque me han regalado resultados; sin confiscación, pongo en claro que si encuentran un laboratorio más módico, siempre y cuando cumpla con los lineamientos necesarios, están en la franqueza de personarse a donde mejor les parezca”, señaló.

De ser objeto de la dicotomía, un paciente podría asistir a desgastar entre 2 mil a 4 mil pesos; es afirmar, 50 por ciento más de lo que en efectividad pagaría si no se le impusiera el servicio con determinado laboratorio o institución.