Chefs buscan crear conciencia sobre los efectos de los alimentos procesados

“Tu vigor debe ser lo primero y la comida saludable no es para unos pocos, sino para todos”, dijo en la cita el chef Allen Campbell, quien fue hasta 2016 el cocinero personal del mariscal de campo del equipo de fútbol Patriots, Tom Brady, su esposa, la súpermodelo Giselle Bundchen, y sus hijo.

 

Lo cierto es que la creciente demanda a nivel mundial de ingredientes, productos y combinaciones de alimentos saludables está generando un cambio profundo en el sector alimenticio, sobre todo en supermercados y restaurantes.

 

VER TAMBIÉN: Alimentos procesados, aditivos y desnutrición, en I Foro de ingestión

 

Un primer paso para crear conciencia sobre malos hábitos consiste en evitar el consumo de harina blanca, lácteos, sal yodada y “sustituir en los postres el azúcar por estevia (un endulzante extraído de una planta)”, señaló Campbell en la conferencia, patrocinada por la empresa Natcom Entero, el Miami Dade College(MDC) y el Intituto Culinario del MDC.

 

Campbell, quien vivió en Miami y trabajó en las cocinas del Gansevoor Hotel, explicó a una audiencia compuesta en su mayoría por estudiantes del Instituto Culinario del MDC que “nunca había estado enfocado en la provisiones en su vida” hasta que, pasada su adolescencia turbulenta, “comenzó a soñar con ser un chef agradecido”.

 

Igualmente participó como invitada, adyacente a Campbell, Shannon Allen, esposa del popular exjugador de baloncesto de la NBA Ray Allen y fundadora de la condena de restaurantes de cocina 100 % orgánica Grown, con implantación en Florida.

 

Shannon Allen situó como punto de inflexión en su vida el momento en que el médico, en una revisión, le comunicó que padecía de diabetes tipo 2. “Eso cambió mi vida. Me convertí en una instigador en tratar de concienciar a la masa del “ponzoña que es la comida procesada” que se vende.

 

VER TAMBIÉN: Comida ultraprocesada podría elevar el aventura de cáncer

 

Solo fue cuestión de tiempo que Allen decidiera cascar un restaurante donde todos los platos estuvieran elaborados a partir de ingredientes orgánicos, porque, afirmó, “si quieres comida de verdad orgánica, tienes que hacerla tú”.

 

Hoy sus condena de comida rápida natural constituye la primera aprobada por el Área de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) como orgánica.

 

Tanto Allen como Gefen y Campbell estuvieron de acuerdo en que la demanda de comida sana, de alimentos saludables, comienza a tener viejo peso en las preferencias de los consumidores “gracias en gran parte a tanta información y conocimiento como sale”.