Clínica mexicana combate obesidad con novedosa terapia que reduce el apetito

“Para resolver la obesidad, manejamos una opción que es de mínima invasión que se candela embolización bariátrica“, dijo en entrevista con Efe Guadalupe Guerrillero, coordinadora del servicio de radiología vascular intervencionista del Hospital Militar de México.

Esta institución ha conseguido consolidar un tesina de atención multidisciplinaria para hacer frente a la obesidad, padecimiento que según la Investigación Franquista de Vitalidad y Alimentación (Ensanut) 2016 ha aumentado respecto a cifras de 2012, pasando del 34,9 % a 36,3 % en jóvenes, y de 71,2 a 72,5 en adultos.

“El procedimiento consiste en entrar a las arterias que alimentan el fondo del estómago y el duodeno para embolizarlas que quiere aseverar obstruir, taparlas por adentro”, explica Guerrillero, uno de los 120 radiólogos intervencionistas de México y la única en este país facultada para un procedimiento que se realiza solo en el Hospital Johns Hopkins de Estados Unidos.

La embolización ocurre al “exhalar unas pequeñas esferitas biológicas perfectamente redondas y que miden 300 micras”.

Dicha actividad produce “isquemia en el fondo del estómago”, que es pegado con el duodeno el superficie donde se produce la grelina. Guerrillero explica que la “grelina es la que se conoce como la hormona del apetito, es la que se produce cuando tenemos penuria”.

“Las glándulas que producen la grelina son muy sensibles a la isquemia, es aseverar a la desliz de oxígeno”, ahonda Guerrillero.

Por esta actividad las glándulas mueren pero sin provocar daños colaterales.

“No vamos a provocar necrosis, no vamos a matar el fondo estomacal, no vamos a afectar a la mucosa, ni las capas del estómago”, asegura.

Guerrillero integra el agrupación de especialistas que trabajan en la Clínica de obesidad y diabetes del Hospital Militar de México, autorizada en una primera etapa a aplicar el procedimiento en cinco pacientes de un agrupación “piloto” que puede ampliarse hasta 50.

Se es candidato solo a posteriori de activo pasado por 14 especialistas de la clínica.

Para Alfonso Alejandro Velasco, coordinador del centro, al frente del tesina desde 2014, la secreto del éxito con pacientes obesos es el “trabajo conjunto de servicios como psicología, rehabilitación, medicina física, entrenadores físicos, alimentación clínica, dispensario y trabajo social”.

La cirugía o los procedimientos bariátricos son siempre “una modalidad de tratamiento no primaria sino alternativa, ya que un paciente tiene que admitir cierto tiempo de seguimiento para fomentar y desarrollar el apego al tratamiento”, describe Velasco.

Cuando un paciente obeso ingresa se le hace un perfil psicológico completo.

“El 70% de los pacientes que atendemos tiene una anexión a los carbohidratos”, entre otras “adicciones adicionales” como al tabaco, bebida o la maría.

Adicionalmente “emocionalmente son lastimados por la sociedad”, ya que existe el bullying, sobre todo en niños y “en el medio extranjero todo está diseñado para personas sin obesidad”, afirma Velasco.

“La rendimiento de peso no se dio en un día y tiene que ver mucho con lo que aprendieron en relación a la ingesta (de alimentos), el sueño, el control o la hidratación. Lo que nosotros hacemos es la modificación de estas conductas”, describe Tania Elpihue Villa, psicóloga clínica de este centro.

Para Velasco en la clínica han conseguido “adaptar el maniquí médico o biológico al social”.

El radio de trabajo social no solo se dedica a contar la “capacidad económica, sino que evalúa a la persona en su medio”.

A veces “la limitante es que a las ocho de la tenebrosidad es inseguro salir en su zona”, dice el coordinador.

En sus tres abriles de funcionamiento la clínica ha atendido a unos 3.000 pacientes entre 18 y 60 abriles. Son más mujeres que hombres provenientes de todos los estados de México, de todos los estratos socioeconómicos con predominancia del nivel medio y bajo, ya que es un centro de “cero rechazo”.

El tiempo estimado para el suscripción son cinco abriles, si hay apego al tratamiento.

“Vienen los pacientes porque los refirieron, no porque ellos hayan descubierto que es un problema para su salubridad“, sostuvo la psicóloga Villa, en vísperas del Día Mundial de la Lucha contra la Obesidad, este 12 de noviembre. EFE