Cohete Falcon Heavy será lanzado por primera vez en noviembre

Los cohetes son una cosa espectacular pero tremendamente ineficaz: incluso en los mejores casos la carga útil de un cohete no alcanza ni el 1% de su masa al extensión. Por eso, para exhalar cargas grandes, hay que construir cohetes grandes.
O admisiblemente se puede optar por el camino que ha escogido SpaceX, la empresa de Elon Musk, con el Falcon Heavy: ensamblar un cohete egregio a partir de otros cohetes más pequeños, lo que tiene suficiente más sentido económicamente que hacer un gran cohete para el que quizás no haya muchos clientes o usos.
El Falcon Heavy, del que Musk viene hablando desde 2005 y para el que recientemente ha anunciado como plazo de su primer extensión noviembre de 2017, está formado por un cuerpo central que básicamente es un Falcon 9 reforzado dotado con los puntos de atraque necesarios para sujetar a su flanco otros dos Falcon 9 unificado.
Al exhalar los tres juntos se suma la potencia de todos ellos, lo que lo convertirá en el cohete más potente en servicio. Tendrá la capacidad de colocar cargas de casi 64 toneladas en trayectoria herido terráqueo, 27 en trayectoria de transferencia geoestacionaria, 17 rumbo a Marte, o 7 rumbo a Plutón. En un ejemplo más de todos los días, SpaceX dice que el Falcon Heavy es capaz de poner en trayectoria un Boeing 737 cargado con todo su combustible, pasajeros y equipaje.
E igual que un 737, está pensado desde el principio para cumplir con todas las normas de seguridad exigidas para vuelos tripulados, no en vano Musk quiere usar el Falcon Heavy para expedir misiones tripuladas a la Vitral o a Marte, aunque para esto aún quedan muchos abriles.
El Falcon 9 es el cohete que SpaceX está utilizando para todos sus lanzamientos recientes, así que está más que probado, pero hacer funcionar de forma sincronizada tres de éstos cohetes con sus 27 motores seguro que complica las cosas.

Con información de “El País”.