Comer polen ¿es bueno para la salud?

El polen es el nombre del polvo que las abejas recogen de las flores y que transportan en sus patas para alimentarse en su colmena.

“Contiene, por cierto, las células sexuales masculinas que producen las plantas para formar la semilla”, explica Erica Alianza, nutricionista en M2 Recinto Boutique. Ahora admisiblemente, al transportarlo, las abejas lo mezclan con néctar y lo convierten en los granos que los apicultores recogen.

Estos granos son los que consumimos y contienen proteínas (20% a 30% de su composición), fibra, carbohidratos, vitaminas B, D, E, K y A, y minerales (se han detectado hasta 27, entre ellos calcio, potasio, yodo, zinc, cobre, magnesio y selenio). Al contar con este gran aporte para nuestro cuerpo, la Ordenamiento de las Naciones Unidas para la Comida y Agricultura (FAO) lo considera un complemento nutricional valioso.

Nutre la piel

“Es bueno, por ser rico en vitamina A y betacarotenos”, afirma la nutricionista Milagros Agurto. Asimismo, “por sus propiedades antioxidantes (que luchan contra los radicales libres), previene el envejecimiento celular”, agrega Alianza.

Vigorizante

Lo reconocen como reconstituyente de energía, pues alivia el cansancio. Así, es ideal para los deportistas, ya que aumenta su resistor por el aporte de energía, que le brindan los carbohidratos que contiene, y facilita su recuperación.

Refuerza el sistema inmunológico

“Por su aporte de vitaminas y minerales, aumenta la resistor en presencia de las enfermedades y sube las defensas”, asegura Milagros Agurto. Todavía regula las funciones digestivas, ayudando a recuperar el apetito.

Alergias

Los individuos que tienen alergias, especialmente al polen de flores, deben evitarlo. Las alergias suelen manifestarse a través de estornudos, lagrimeo, picor, sonrojo de luceros y de la piel y, en ciertos casos, dificultad para respirar. Siquiera se sugiere para asmáticos, un problema alérgico frecuente, porque el polen es un alérgeno (sustancias que provocan reacción).

Más beneficios…

¿Sabías que el polen refuerza la memoria, gracias a la vitamina B? Adicionalmente, perfeccionamiento la visión, por la vitamina A y contenido de riboflavina (B2); reduce la inflamación de la próstata o prostatitis, conveniente al zinc; y regula las glándulas endocrinas, gracias a las hormonas vegetales que posee. ¿Te animas a probarlo? (Fuente:GDA /Viù! /El Comercio/ Perú)