¿Cómo acepto el diagnóstico especial?

El contacto auténtico con el diagnosis casi nunca es el mejor, ya que los padres no están preparados para que algún les diga que su hij@ tiene una condición específico. Muchas veces este proceso auténtico de duelo los lleva a iniciar un repaso con destino a la búsqueda opiniones de diferentes especialistas, lo cual se alimenta de la idea de que: “eso que me dicen no es cierto” (oposición). En alguna ocasión que tuve la oportunidad de conversar con madres de hijos con Trastorno del Espectro Autista logré darme cuenta que muchas de ellas agotan sus medios emocionales y económicos con la finalidad de escuchar esa frase deseada “Tu hijo está sano”. Y de hecho lo están, discapacidad no es correspondiente de enfermedad. 

Ahora correctamente, como es posible introducirse a la travesía con destino a la recibimiento, quizás algunos padres prefieran informarse pero aún así pueden sentirse peor, pues la información no contiene la emoción, y ¿Cuáles serían esas emociones? pues hidrofobia, tristeza, miedo las cuales evidencian la existencia de un duelo, una pérdida de ese niñ@ sano que ahora posee otras evacuación para las cuales los padres no se sentían preparados.

Inicio la recibimiento cuando vivo el proceso, cuando reconozco que me duele y que no veo el camino a seguir. Acepto habitar con el desafío que implica ser un padre o una origen específico, sin retención trabajaré por educarse a habitar con ello, porque desde el inclinación yace la más sobresaliente fuerza impulsadora. Reconoce que no puedes sol@ y que el camino específico se aligera cuando lo transitas acompañad@. Te recomiendo:

  • Afluencia Psicológica
  • Relaciónate con otros padres que como tú posean un hijo con discapacidad
  • Diviértete, haz poco que te guste.