Como evitar los calambres antes y después de entrenar

: Lavallee indicó algunas maneras de evaluar el nivel de hidratación si la mucosa en la trompa o boca es pegajosa y gruesa, si su saliva es pegajosa, o si la orina tiene un tono anfibológico de amarillo, lo más probable que haya una desatiendo de saldo.

Durante los entrenamientos, hay que hidratarse cada 15 minutos. Henrik Rummel, del equipo soberbio de remo de los Estados Unidos, explicó que para él es un traje necesario tomar constantemente de su botella de agua e ingerir electrolitos. “Sudamos mucho, pero le devolvemos al cuerpo mucho saldo”, indicó.

Revisar los electrolitos: Según el doble, esto es “realizable y difícil”. “Cada día en Estados Unidos sale un nuevo suplemento ‘vudú'”, bromeó Keenan Robinson, conocido por ser el preparador de fuerza de Michael Phelps y avezado en medicina deportiva.

Coche-masajes: Robinson además recomienda el traje de incorporar herramientas tan sencillas de auto-cuidado como rodillos de espuma y bandas elásticas para masajear los músculos. 

Según su consejo, un poco de atención ayudará a aflojarlos. Además recomendó las prendas de compresión, como medias o rodilleras que encierran el músculo y recortar la oportunidad de que reaccione y produzca un convulsión rápidamente.

 

DESPUÉS DE ENTRENAR

Hidratarse de nuevo: Para evitar el dolor es fundamental ingerir agua o una bebida deportiva con parada contenido de sodio. 

Respirar: Los calambres son estrictamente tensión, por lo que relajarse es esencia. 

Elongar: Es importante no estirar automáticamente el músculo que está acalambrado. Para prismáticos e isquiotibiales, según Lavallee, hay que sentarse en el suelo y estirar las piernas delante del cuerpo.