¿Cómo hacer para no comerte las uñas?

Aunque esta conducta es muy habitual en los niños, se chupan el dedo pulgar o se muerden las uñas, son muchos los adultos que mantienen esta conducta, que según los especialistas tiene como origen, la ansiedad, estrés, aburrimiento o alguna razón física.  A su vez, en tiempos de crisis personales se intensifica.

 

Los psiquiatras lo clasifican como un problema de control de impulsos, pegado con otros males como el trastorno obsesivo compulsivo. Esta experiencia antihigiénica y, muchas veces dolorosa, puede afectar negativamente.

 

La decisión de este mal habilidad no se maneja de una forma sencilla, ni se logra de un día para otro. Se alcahuetería sólo con la voluntad, no existen los tratamiento milagrosos.

 

En el mercado existe lociones o esmaltes con mal sabor para erradicar la experiencia se debe aplicar para seguir con la aire obsesiva. Asimismo en las uñas te puedes aplicar ajo y picante en las uñas y eso te mantendra remotamente de comerte las uñas.