Cómo rebajar con tu pareja sin perder el norte

En la soltería, tanto hombres como mujeres prestan mucha atención a su cuerpo y su apariencia. En pareja, sin retención, en una gran cantidad de casos la rutina y la costumbre dejan el cuidado propio por debajo de otras prioridades. De ahí que muchas veces sorprenda que luego de una separación, una persona se vea más deslumbrante que nunca, porque comenzó a ocuparse de su apariencia o a habitar de forma más saludable. Sin retención, ese “descuido” que suele existir estando en pareja puede ser peligroso para la salubridad.

Según datos de esta investigación, de la que participaron cientos de voluntarios, más del 75 por ciento de las personas confesó que los hábitos de vida, alimenticios y de actividad física de su pareja influyen sobre los suyos propios.

En cuanto a la viandas, el 90% de los hombres solteros consideraron que su viandas es saludable, al igual que el 75% de las mujeres solteras. Sin retención, en relaciones de pareja, el 50% de las mujeres indicaron que su viandas variaba poco y 45% confesaron que en pareja comen peor.

Por otro costado, respecto a la actividad física, el 80% de mujeres y el 60% de hombres no hacen suficiente prueba físico a la semana cuando están solteros. Aun así, los hombres llevan la delantera en la actividad en la soltería. Pero la situación cambia cuando están en una relación, ya que en ese caso subió a 70% el número de hombres que admitieron no practicar suficiente prueba físico.

Si acertadamente la situación sentimental fue un delegado determinante a la hora de cambios en el estilo de vida, diferentes grupos etarios evidenciaron diferentes resultados. Internamente de la franja de los 36 a los 50 primaveras, el 55% de los encuestados afirmaron que comen peor estando en una relación. Según señalan los expertos que condujeron el estudio, este circunstancia “refleja la gran influencia que tiene la pareja sobre el estilo de vida, puesto que esta franja de momento es la elegida para establecerse en pareja y donde, por lo tanto, la convivencia aumenta”. Por el contrario, los menores de 36 y los mayores de 50 dijeron que su viandas varía poco en la vida en pareja.

En la franja de 20 a 35 primaveras, el 81% dijeron transigir una viandas saludable, aun estando en una relación, pero el 40% confesó que, sin retención, estar en pareja empeora los hábitos. Los mayores de 50 primaveras, en cambio, sí creen que su pareja les influye mucho; el 43% lo afirma pero objetivamente el 60% de esa franja no varían su viandas cuando están en pareja.

En diferentes países de Latinoamérica, según los últimos datos de la Averiguación Doméstico de Factores de Peligro, más de la medio de la población padece sobrepeso u obesidad; por este motivo es importante, adicionalmente de mejorar los propios hábitos, intentar mejorar los de las personas queridas y con las que se comparte tiempo. Tomar de forma más sana, fomentar el prueba y tratar de evitar los hábitos perjudiciales son algunas formas de hacerlo.

Encima de aumentar el bienestar y sujetar el sobrepeso y los malos hábitos, adoptar un buen estilo de vida igualmente mejorará, según los especialistas, la vida sexual de muchas parejas. Según un estudio realizado por el “Diet and Fitness Center” del centro médico de la Universidad de Duke, Estados Unidos, las personas con sobrepeso u obesidad son 25 veces más propensas a tener problemas sexuales (como error de deseo o complicaciones a la hora de tener relaciones).

“Teniendo en cuenta las cifras de la indagación, se confirma la importante influencia de la pareja en el día a día. Por ello, contar con su apoyo para perder peso, hacer más actividad física y mejorar los hábitos alimentarios puede suponer la motivación que le error a mucha clan para ganar sus objetivos y sujetar así el peligro de padecer obesidad o controlarla si ya existe”, concluyó.