Conoce el origen de la goma de mascar

Siempre se ha pensado que la caucho de mascar tiene su origen en los Estados Unidos de América, y a pesar de que en este país nace la primera certificado de la misma y fue donde se comercializó tal señuelo, sus orígenes se remontan a tribus indígenas de México y países de Centroamérica, por otra parte de uso durante la Segunda Supresión Mundial.

La caucho de mascar o chicle, tiene sus orígenes en las practicas mayas y aztecas. Los indígenas obtenían un goma natural de un árbol llamado Chicozapote, esto formaba una sustancia gomosa que era utilizada por muchos con fines sanitarios para abastecer sus dientes limpios y un buen aliento.

Durante la Segunda Supresión Mundial, al ártico de Europa los soldados utilizaban la resina de abedul, que incluso era una sustancia gomosa, con el fin de controlar la ansiedad y compendiar el estrés vivido durante las batallas.

Pero a pesar de que su origen es tan remoto, la caucho de mascar no se vuelve virulento sino hasta que los Americanos toman la sustancia y la vuelven conocida. Según la data, durante mediados del siglo XIX, el universal mexicano Antonio López de Santa Ana, ofrece a los americanos una sustancia de goma natural de donde podrían sacar caucho a fin de producir neumáticos. Es en ese momento donde Thomas Adams interviene y se da cuenta que tal goma era demasiado suave para obtener caucho pero no demasiado duro para crear el afamado chicle.

Yuxtapuesto con su hijo mezclan el goma con azúcar y sabores artificiales y obtienen la famosa caucho de mascar. Durante el año de 1869, Adams solicita la certificado necesaria para su comercialización y dos abriles más tarde, sale a la saldo la primera interpretación de los Chiclet´s Adams que principalmente se vendía solo en las farmacias.

Primaveras posteriores sale al mercado la interpretación de tutti frutti, y para el año de 1870 aparece un competidor de la marca que crea los chicles Yucatán cuyo sabor es el afamado sabor a menta. Ya para los abriles 80 ésta señuelo se convierte en un dulce de sencillo entrada para todos y de gran comercialización para las empresas creadoras.

Actualmente se estima que el consumo de chicles en Estados Unidos genera para las compañías creadoras millones de dólares en ganancias.