¿Cuándo debería comenzar a preocupar el olvido?

La mayoría de las personas experimentan olvidos en ciertos momentos de su vida, desde dejar las luces del carro encendidas hasta no rememorar si tenían una reunión habitual o de trabajo. Algunos son propios del proceso de envejecimiento y otros pueden replicar a alguna enfermedad como el Alzheimer.

Pero, ¿hasta cuándo es frecuente el olvido?, lo explicó el doctor Aquiles Salas, internista y geriatra en el simposio Enfermedades Neuropsiquiátricas realizado durante el XXIII Congreso Venezolano de Medicina Interna, en Caracas. Destacó que existen distintos tipos de pérdida de la memoria.

Señaló que esta es una causa popular de preocupación en las personas y muchas veces el primer huella que acompaña los trastornos cognitivos. Por ello, lo importante asimilar diferenciar entre unos y otros; y conocer cuáles son los factores que pueden influir en dejar de rememorar cosas.

Salas explicó que hay olvidos normales y patológicos. Los primeros, se asocian a los cambios que ocurren en el cuerpo con el transcurso de los abriles, como la pérdida escalonado de células cerebrales. “No deben ser motivo de intranquilidad ya que suelen ser transitorios y se reducen a no rememorar cosas irrelevantes como, por ejemplo, el nombre de una persona o alguna plazo”.

En este caso, la persona está consciente de que le error la memoria y se preocupa más que la comunidad o los que la rodean, a diferencia de quienes tienen olvidos patológicos que no tienen consciencia de la existencia del problema siendo un habitual o persona cercana la que da la voz de intranquilidad, explicó Salas.

Este tipo de pérdida de capacidad para rememorar situaciones “se caracteriza por una sumatoria de cosas que olvida, la mayoría de ellas recientes como, por ejemplo, dónde dejó la cartera o la prescripción famosa con huevos que hacía, pero se conservan mucho mejor los eventos sucedidos en el pasado”.

Olvido o demencia

El todavía director de la Escuela de Medicina “Luis Razzetti” de la Universidad Central de Venezuela (UCV), comentó que hay algunos cuadros que semejan una demencia. En el caso de las personas mayores de 60 abriles, la depresión es un ejecutor que puede confundirse con el progreso de un trastorno cognitivo longevo porque puede afectar algunas funciones, al igual que el delirio.

“El olvido o pérdida de memoria fresco es un señalador y un huella cardinal cuando se está en la búsqueda de un dictamen demencial de cualquier tipo: Alzheimer, vascular, de cuerpos de Levy, fronto temporal o trastornos tóxicos metabólicos”, indicó el diestro.

En ocasiones, estos problemas se expresan como la incapacidad para entender una orden o la dificultad para investigar un objeto. Salas dijo que siempre y cuando no se haga recurrentes o se origine la prosecución de otros olvidos, no hay de qué preocuparse.

La evaluación clínica es importante para determinar si hay un trastorno cognitivo o no y en qué grado de la enfermedad se encuentra la persona. El doctor Aquiles Salas aseguró que las pruebas de pesquisa identifican más del 90% de demencias y que el entrenamiento enfocado al razonamiento puede atenuar las pérdidas cognitivas asociadas a la vida.

Cuidar nuestro cerebro

Según el médico, unas de las formas de defenderse contra los fallos de memoria es realizando actividades que permitan desarrollar la atención y la percepción a través de los sentidos, tales como acertar, hacer crucigramas, sudoku u otros juegos que a la persona le gusten, realizar actividades que estimulen el uso de sus habilidades cognitivas.

Por otra parte, controlar el peso, el control físico, la esparcimiento, evitar la diabetes, la hipertensión y manejar el estrés y las preocupaciones de la mejor forma, y resolverla, al igual que perseverar la interacción social y el escalón de intelectualidad contribuyen de igual forma a proteger el cerebro.

The post ¿Cuándo debería comenzar a preocupar el olvido? appeared first on El Carabobeño.