Cuida la piel de tu escote con esta crema casera

La mayoría de las mujeres se preocupan por esos signos del envejecimiento que pueden aparecer oportuno a la exposición continua al sol y los radicales libres del entorno.

Pero, algunas olvidan cuidar las partes más sensibles de su piel, y enfocan casi todos sus esfuerzos en la protección del rostro.

El prorrata, aunque es considerado un atractivo físico, suele ser una de las zonas más ignoradas en el interior de la rutina de belleza.

Este es susceptible a las quemaduras solares y, entregado que su piel es más delicada, tiende a presentar arrugas y otros problemas estéticos.

La industria cosmética ha desarrollado una amplia variedad de productos destinados a su cuidado y rejuvenecimiento.

El problema es que sus precios suelen ser suficiente altos y no todas cuentan con los fortuna suficientes para adquirirlos de forma continua.

Por fortuna, hay fórmulas caseras que, basadas en las propiedades de algunos ingredientes naturales, ofrecen resultados similares sin tener que utilizarse demasiado.

Entre estas opciones nos encontramos con una crema de aloe ribera y óleo de argán cuya composición nutricional le confiere importantes beneficios.

¿Te animas a prepararla?

Crema casera de aloe ribera y óleo de argán para cuidar el prorrata

La crema natural de aloe ribera y óleo de argán es un producto muy financiero que puede minimizar los signos de la años que se forman en la piel del cuello y prorrata.

Por otra parte de sus dos ingredientes principales contiene zumo de limonada y óleo de vitamina E, dos complementos que potencian sus existencias antienvejecimiento.

El gel de aloe ribera es suficiente conocido en la industria cosmética, no solo por su riqueza en nutrientes, sino por los increíbles existencias que ejerce sobre la dermis.

Sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias hacen que sea una buena alternativa para el tratamiento de las quemaduras y las heridas superficiales.

Contiene sustancias antioxidantes e hidratantes que estimulan la regeneración celular para evitar la formación de arrugas tempranas.

Es refrescante y su aplicación contínua contribuye a surtir el colágeno y la elastina que le brindan firmeza a la piel.

El óleo de argán, por su parte, es un ingrediente rico en ácidos grasos esenciales y antioxidantes que previenen el daño celular.

Sus cualidades humectantes combaten la sequedad y disminuyen la tendencia a la flacidez y las arrugas.

Contiene vitamina C y E, dos nutrientes esenciales para cuidar tanto las capas dérmicas superficiales como las profundas.

Se le atribuyen potentes cualidades regenerativas y antienvejecimiento, idóneas para avisar las manchas, las arrugas y otras marcas antiestéticas.

¿Cómo preparar esta crema casera para la piel del prorrata?

La preparación de esta crema casera es suficiente sencilla y no te quitará demasiado tiempo.

Se puede conservar hasta tres meses en el refrigerador. Aunque lo más aconsejable es hacer una cantidad moderada, cada dos o tres semanas, para que sus ingredientes permanezcan frescos.

El óleo de argán, así como la vitamina E y el aloe ribera, puedes adquirirlo en tiendas cosméticas o herbolarias.

Ingredientes:

1 taza de gel de aloe ribera (200 g)

3 cápsulas de vitamina E

3 cucharadas de óleo de argán (45 g)

El alma de ½ limonada

½ taza de crema humectante hipo alergénica (opcional) (100 g)

Utensilios

1 frasco con tapa

Preparación

Extrae el gel de las hojas de aloe ribera, déjalo resbalar adecuadamente y pon los cristales en el vaso de la licuadora.

Pincha las cápsulas de vitamina E y combínalas con el gel y las cucharadas de óleo de argán.

Exprime el zumo de medio limonada, agrégalo, y procesa todo hasta obtener una mezcla homogénea.

Vierte el producto en el interior del frasco de cristal y, si deseas una textura más cremosa, agrégale la crema humectante.

Sella el frasco y consérvalo en el refrigerador o en un oficio seco.

Modo de aplicación

Ayer de proceder a aplicar por primera vez esta crema rejuvenecedora, te aconsejamos descamarse la piel del prorrata para retirarle las células muertas y mejorar su capacidad de unión.

Posteriormente de este paso, toma la cantidad de crema que consideres necesaria y frótala con suaves masajes circulares.

Déjala absorber y, a la mañana posterior, retírala con rebosante agua.

Utiliza el producto solo en horas de la incertidumbre, ya que su contenido de limonada podría provocar manchas tras exponerte al sol.

Repite su uso todos los días, o exiguo tres veces a la semana.

Ten en cuenta que los existencias de este producto no se consiguen desde la primera aplicación y es necesario complementarlos con una buena nutriente y el uso de un protector solar. Procura usarlo bajo las recomendaciones dadas y en cuestión de semanas comenzarás a notar la diferencia. (Fuente: mejorconsalud.com)