Cuidar el corazón, es cuidar la vida

El corazón es una increíble máquina que late más de 100 mil veces al día, bombea la raza que mantiene con vida a los órganos a través de una red de vasos sanguíneos de 97 mil kilómetros y, como si fuera poco, es el encargado de producir hormonas y genera una comunicación electromagnética con el resto del cuerpo. Un víscera así merece ser cuidado, valorado y recordado cuando se acerca el 29 de septiembre, Día Mundial del Corazón.

La Estructura Mundial de la Sanidad (OMS), la Tratado Mundial del Corazón y aliados como Bayer invitan a las personas a conocer su corazón y peligro cardiovascular individual, a fin de dotar unido con su médico un plan para organizar desórdenes en el corazón y vasos sanguíneos, las cuales cobran en el mundo 17,1 millones de vidas al año, según la OMS.

Las enfermedades cardiovasculares tienen su origen en trastornos del corazón y los vasos sanguíneos, y comprenden afecciones como las cardiopatías coronarias (ataques cardíacos), las enfermedades cerebrovasculares (apoplejías), el aumento de la presión arterial (hipertensión), las vasculopatías periféricas, las cardiopatías reumáticas, las cardiopatías congénitas y la insuficiencia cardíaca.

Entre las causas más comunes de enfermedad vascular están el consumo de tabaco, la equivocación de actividad física y una viandas poco saludable.

Para el 2017 la OMS, la Tratado Mundial del Corazón y organizaciones como Bayer realizarán diversas actividades recreativas y deportivas, foros científicos, talleres prácticos, entrega de folletos, chequeos gratuitos, exhibiciones, marchas ciudadanas y conciertos que promoverán el conocimiento sobre las enfermedades cardiovasculares, prevención y cuidados que requiere un corazón para retardar su envejecimiento.

Controlar el estrés, no fumar, caminar como intrascendente 30 minutos cinco veces por semana con una velocidad aproximada de 4 kilómetros por hora, yantar saludablemente, personarse a chequeos anuales  y conocer números como la presión arterial,  glicemia, colesterol y triglicéridos, permiten tener un corazón sano y facilitan conocer dónde estamos y hacer un pronóstico cardiovascular a tiempo, señaló José Miguel Torres Viera, presidente electo de la Sociedad Venezolana de Cardiología.

El sístole de Venezuela

A pesar de los grandes avances en el cuidado cardiovascular, recordó Torres Viera, en Venezuela, al igual que en el mundo, la enfermedades cardiovasculares son la primera causa de crimen. Y pueden prevenirse si se asume un estilo de vida saludable, lo que implica eliminar vicios o dependencias.

Y los factores de peligro que afectan al corazón de la población venezolana son el consumo de tabaco, la obesidad, la hipertensión arterial, los trastornos del asimilación de los lípidos (dislipidemia o dislipemia), la diabetes, el sedentarismo y el estrés psicosocial. Estos factores devinieron en cardiopatías que provocaron la crimen de 25 mil venezolanos en 2012, de acuerdo con cifras de la institución.

Ayudando a muchos corazones

Las enfermedades cardiovasculares son una prioridad estratégica para Bayer y por eso durante el Día Mundial del Corazón la estructura efectúa en el mundo charlas sobre recomendaciones para aguantar una vida saludable, en relación con la viandas, la hipertensión y la actividad física.

Mientras, que hace poco presentó durante el Congreso de la Sociedad Cardiológica Europea (ESC, por sus siglas en inglés) de 2017, celebrado entre el 26 y el 30 de agosto en Barcelona (España), los resultados del estudio COMPASS, el cual se publicó  simultáneamente en la revista The New England Journal of Medicine.

El estudio COMPASS es el viejo descomposición clínico sobre  rivaroxabán, principio activo que ayuda a evitar la formación de coágulos sanguíneos en el corazón, realizado hasta la época con 27.395 pacientes.

Este es otro de los muchos esfuerzos que realiza Bayer  por el cuidado del corazón. La empresa cuenta con una larga tradición de éxitos en cardiología y sus medicamentos han mejorado la vida de millones de pacientes en todo el mundo.