Damien Chazelle, el director más joven en lograr un Óscar con “La La Land”

Damien Chazelle se convirtió con sus 32 abriles en el director más señorita en superar el Óscar, que se llevó este domingo con su aclamado filme “La La Land”.

El homenaje de Chazelle a la época de oro de los musicales de Hollywood suma así su casa de campo estatuilla, luego de arrasar en los Globos de Oro con siete, así como en otros premios organizados por varios sindicatos de la industria del cine.

El cineasta estadounidense desplazó la marca que tuvo durante 85 abriles Norman Taurug, nacido en el siglo XIX y 222 días más añejo que Chazelle cuando ganó el Óscar a mejor director por la comedia “Skippy” en 1931.

“Esto es un gran honor. Quiero reconocer en primer superficie a los demás nominados. Me siento muy honrado por estar cercano a ustedes este año”, dijo al cobrar la estatuilla.

“Esta es una película sobre el acto sexual y soy muy afortunado por haberme enamorado mientras la hacía y significa todo para mí el que estés aquí conmigo compartiéndolo”, dijo a su mujer Olivia.

Nacido en Rhode Island, Chazelle es hijo de la escritora Celia Martin y del francoestadounidense Bernard Chazelle, uno de los primeros científicos informáticos y un gran fanático del jazz y el blues.

Inspirado a muy temprana época por el épico filme sobre la querella civil de Edward Zwick “Glory” (1989), Chazelle decidió hacerse cineasta. Pero tomó clases de conjunto en la secundaria, con las que se obsesionó tanto que practicaba ocho horas al día.

No fue hasta que comenzó a observar sobre estudios visuales en Harvard que se dio cuenta de que su verdadera afición era el cine.

Chazelle escribió, produjo, ayudó a filmar y dirigió la anciano parte de su primera producción, el musical de jazz “Guy and Madeleine on a Park Bench” mientras aún estudiaba en la universidad.

Continuó tocando la conjunto en Harvard, donde compartía manada con Justin Hurwitz, quien se uniría al equipo de “La La Land”.

Pero Chazelle siempre sufrió de miedo teatral antaño de cada presentación y se dio cuenta de que sus nerviosismo serían un obstáculo en una eventual carrera como músico.

En una mesa redonda con otros directores y el Hollywood Reporter, aseguró que aún se pone nervioso dirigiendo o inclusive en proyecciones.

Su aspiración de convertirse en baterista fue la inspiración para su segunda película, “Whiplash” (2014), que cuenta la intensa relación entre un profesor excesivo y su estudiante de jazz.

Esa cinta todavía arrasó en festivales de cine y ganó tres premios Óscar, incluidos el de mejor actor de reparto para J.K. Simmons, y nominaciones a mejor película y línea para Chazelle.

En una entrevista en 2014 con la AFP, habló de su nostalgia por la época de oro de las comedias musicales en Estados Unidos, por los papeles estelares de Jacques Demy, Ginger Rogers, Fred Astaire y Gene Kelly.

“Fue la última gestación que bailó jazz, ajustado antaño del rock. Las décadas de 1930 a 1960 significan mucho para mi, no sólo cinematográfica sino musicalmente”, indicó.

El próximo tesina de Chazelle es “First Man”, una cinta biográfica sobre Neil Armstrong cuyo rodaje deberá comenzar en los próximos meses, y en el que la suerte de “La La Land” Ryan Gosling interpretará al icónico cosmonauta.

La veterana crítica de cine Anne Thompson, del blog especializado IndieWire, se refirió al realizador como “una traducción señorita de Quentin Tarantino o Martin Scorsese”.