Dan claves para dar pasos y entender el alzhéimer y la ELA


La estancamiento colateral amiotrófica (ELA), el párkinson y el alzhéimer afectan a la capacidad cognitiva y están cada vez más presentes en la sociedad. No tienen cura y, pese a que se han cedido pasos importantes, aún no se conocen acertadamente sus causas, por eso estudiar su fisiopatología sigue siendo la esencia.
 
Esto y una maduro inversión en investigación básica contribuirían a dar nuevos pasos alrededor de el entendimiento de estas enfermedades neurodegenerativas, a dar nuevos pasos para mejorar los tratamientos y diseñar nuevos, y alrededor de la posibilidad de ir en cabeza su detección.
 
Por ejemplo, desde que una persona enferma de alzhéimer hasta que aparecen los primeros síntomas pueden sobrevenir hasta 20 primaveras.
 
Estas son algunas conclusiones de varios expertos internacionales que participan hoy en el debate las “Enfermedades neurodegenerativas. El pelea del siglo XXI”, en la Fundación Ramón Areces, y que previamente comparecieron en rueda de prensa.
 
Jeffrey D. Rothstein, director del Brain Science Institute (Baltimore, EE.UU.), es versado en ELA, una enfermedad con una incidencia anual de tres casos por cada 100.000 habitantes en España.
 
Afecta a las neuronas motoras de la corteza cerebral, al tronco cerebral y a la núcleo espinal y produce una cariño y atrofia muscular progresiva. Sus causas aún no se conocen pero en “los últimos primaveras se han producido descubrimientos esencia”, asociando alteraciones en el transporte de proteínas a nivel celular con ésta.
 
“Los avances en la genética de la ELA suponen para nosotros una revolución”, señaló este investigador, que insiste en que entender sus mecanismos es lo que abre la puerta a los tratamientos.
En cuanto a si en este tipo de enfermedades se invierten menos fortuna, este estudiado ha remachado que “todo el mundo pide más hacienda”, aunque reconoció que es una “ecuación complicada”.
 
A su razón, es una cuestión de retorno, pero en el caso de los pacientes con enfermedades neurodegenerativas el compra para las arcas públicas es altísimo, lo que habría que tener en cuenta.
 
Para Arthur Konnerth, del Instituto de Neurociencia de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania) e investigador en la enfermedad de Alzheimer, no es tanto la inversión, en este caso de la industria, sino que se pueda investigar con primates, que “sería fundamental”.
 
Kommerth explicó que el alzhéimer es la principal causa del mengua intelectual en la población mundial ya que se caracteriza por la pérdida progresiva de memoria, funciones cognitivas y demencia.
 
En la contemporaneidad se conoce aún muy poco sobre las causas que llevan al menoscabo de las funciones cerebrales en la enfermedad, pero una característica esencial es la acumulación de proteína beta-amiloide en el cerebro, ha subrayado este versado.
 
Koomerth, quien señaló que otra de las cosas implicadas en alzhéimer es el mal funcionamiento de los circuitos cerebrales, detalló que muchos ensayos con fármacos no terminan de funcionar -el 60 % de los ensayos clínicos en período II se abandonan- porque aún no entienden a fondo las causas tempranas de la enfermedad y porque se prostitución de patologías de progreso paulatino: “no sabemos cuándo empiezan”.
 
Christian Haass, dirigente de la división de Bioquímica de la Universidad Ludwig-Maximilians (Múnich), dijo que parte de la esencia de las investigaciones ahora está en tratar de aprestar la producción del péptido beta-amiloide: un “envite precoz”.