Declaran en emergencia ambiental la capital dominicana por conflicto basura

En un documento remitido a los medios y firmado por la ministra de Lozanía, Altagracia Guzmán Marcelino, y por el ministro de Medio Círculo, Francisco Domínguez Brito, se da a conocer la osadía de la autoridades competentes.

Desde hace varios meses se están presentado inconvenientes y desacuerdos con la empresa que maneja el vertedero de Duquesa, Lajun Corporation, y las alcaldías de Santo Domingo, “que han entorpecido el común desenvolvimiento en la disposición final de los residuos sólidos”.

El Servicio de Medio Círculo impuso una penalidad de 16 millones de pesos dominicanos (unos 336.800 dólares) a la empresa, que optó por arrostrar el caso a los tribunales y anunció restricciones en las operaciones del vertedero.

Esta semana, Lajún Corporation anunció que dejará de prestar servicio a los municipios de Santo Domingo Oeste, Pantoja y Los Alcarrizos, y limitará los horarios de concurso para el resto de localidades a un mayor de seis horas diarias de lunes a viernes, al no acaecer llegado a “una decisión satisfactoria que implique una subida del precio por tonelada de basura manejada”.

La medida anunciada por la compañía gestora del vertedero recibió el terminante rechazo de los alcaldes y del ministro Domínguez Brito, quien declaró que “bajo ninguna circunstancia permitirá que se ponga en aventura la sanidad de la población por intereses particulares”.

El documento precisó que “se ha identificado un potencial aventura inodoro en la Provincia Santo Domingo y el Distrito Franquista por acumulación de residuos sólidos expuestos, la presencia de animales domésticos, vectores, transmisión de olores desagradables y combustión de residuos, que constituyen focos infecciosos y de contaminación por el rápido proceso de descomposición de los mismos”.

Por otra parte, cita que “es imprescindible que el Servicio de Medio Círculo y Medios Naturales y el Servicio de Lozanía Pública intervengan en la recuperación ambiental y sanitaria del vertedero situado en Santo Domingo Septentrión a la anciano brevedad posible”.

Ellos señalan la menester de adoptar “medidas ambientales y sanitarias correspondientes, puesto que el valor de afectación por residuos sólidos que posee dicho vertedero es proporcionado detención y puede ganar a convertirse en foco para la propagación de enfermedades diversas y representar un serio problema de sanidad para todo el pueblo dominicano”.

Lajún Corporation emitió hoy un comunicado señalando su deseo de intervenir con normalidad y trabajar conjuntamente con la agencia pública en una decisión definitiva al conflicto, y apela al entendimiento y la compresión sobre la menester de establecer un precio acordado por tonelada manejada.

“Actualmente se está cobrando de media de dos dólares por tonelada de basura manejada y, como indica el asesor internacional del gobierno, son necesarios al menos nueve dólares para intervenir de forma sostenible, argumento que igualmente respalda la Fundación Heredad y Avance, que aboga por 11 dólares por tonelada”, aseguró la empresa.

El crónica destaca que el definitivo objetivo de esta compañía, compuesta por inversionistas internacionales de gran prestigio, “es promover en República Dominicana, como han hecho en otros países con éxito, una dirección de residuos sólidos para convertirla en energía, mejorar su sostenibilidad, contribuir al medioambiente y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del Gran Santo Domingo”.