Diego Luna pide dejar egoísmo y perder el miedo ante la crisis de refugiados

El stop comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados Mark Manly (i) y el actor mexicano Diego Espejo en el dispersión de la campaña “Comienzo que huye”, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). (EFE)

El actor mexicano Diego Espejo consideró hoy esencial “dejar el egoísmo a un flanco” para combatir la crisis de los refugiados centroamericanos, en el dispersión de la campaña “Comienzo que huye“, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

“Tendemos a olvidar que esa no es la efectividad de todos”, aseveró el intérprete de “Amores Perros”, al sugerir a la violencia de las pandillas de delincuentes que amedrentan a las comunidades y obligan a los migrantes a pedir orfanato en México.

Espejo resaltó la importancia de tratar el conflicto desde un prisma humanitario, “más allá de números y estadísticas”.

“Lo más válido de escuchar en las historias y del tiempo que llevo trabajando con el tema es ver la indiferencia de los que tenemos la fortuna de poblar en una efectividad donde podemos tomar la valentía de quienes queremos ser”, contó.

Tras convivir con los niños centroamericanos en los últimos días, se mostró conmovido por sus historias y convencido de su valencia.

“Pueden enriquecer a nuestro país estos niños que llegan con penuria de ser, de crecer, de estudiar, de convertirse en poco”, dijo convencido.

La campaña promovida por Acnur aumentará la entrega de afluencia humanitaria y proporcionará refugio a niños y niñas solicitantes de orfanato.

El problema, según el actor, nace de una error de conciencia por parte de la sociedad y del Gobierno, al que la ordenamiento planea pedir mediación.

El actor explicó que México debe estar a la importancia de la nueva situación política y social, en la que “ya no es solo un ocupación de tránsito, sino un país “al que muchos quieren aparecer”.

“Nos cuesta mucho buscar lo que está pasando aquí. Hay mucho que tenemos que hacer. Una es entender y perder el miedo a esta efectividad“, aseveró.

Para el actor, la situación es de una agravación equiparable a la vivida en la Segunda Eliminación Mundial en cuanto al número de familias desamparadas.

Espejo aprovechó para establecer otro paralelismo entre los mexicanos que reciben un mal trato en Estados Unidos y el trato de su Gobierno a los migrantes que piden orfanato.

“A mí me avergüenza muchísimo la hipocresía de mi Gobierno. Muchas de estas familias, muchos de estos niños son recibidos como criminales en nuestro país”, lamentó.

Es inaudito que “pedir refugio a un ocupación donde el Estado pueda asegurar nuestra seguridad” sea un privilegio, indicó Espejo.

Las familias que piden orfanato en México huyen de sobre todo los países del llamado Triángulo Ideal de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala).

De acuerdo con las cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), este país pasó de admitir 3.424 solicitantes en 2015, a 8.781 en 2016, lo que supone un aumento del 156,4 %.