Diez claves para recuperar la figura después del embarazo

El gestación es una de las épocas más felices que experimenta una mujer. Sin confiscación, muchas embarazadas suelen preocuparse por cómo lucirán sus cuerpos una vez que hayan nacido sus bebés.

Durante el gestación, el cuerpo suele constatar distintos cambios; entre los que se encuentran modificaciones hormonales, exceso de peso y flacidez. Frente a esta sinceridad, una vez que nace el bebé, la mayoría de las madres desean recuperar su antigua figura lo más rápido posible. En este punto es importante no tomar medidas estéticas apresuradas que puedan resultar contraproducentes para su vigor.   

“Para conseguir retornar a su peso precursor, es importante que las nuevas madres no se apresuren a iniciar regímenes alimenticios muy radicales, pues si están en periodo de amamantamiento, su cuerpo necesitará aproximadamente 500 calorías extras para producir calostro en forma adecuada. A pesar de esto, se ha determinado que en la mayoría de los casos dar pecho ayuda a las mujeres a perder el peso rebaño”, expone Claudia Uva, nutricionista del Centro Médico Energía Animoso Activa.

Normalmente, para recuperar el peso habitual se necesitan unos seis meses siguiendo una dieta suave. Aunque, según las características de cada mujer,  este periodo de tiempo se puede estirar o acortar. La mayoría de los regímenes alimenticios post partos suelen guiar:

– Amojonar la gran parte de los alimentos ricos en crema, sobre todo los de grasas saturadas, como los derivados del inmundo (carnes rojas y embutidos en caudillo) y las grasas que se añaden a los alimentos (frituras, aceites, salsas, mantequillas, etc.)

– Evitar asimismo los alimentos azucarados y los azúcares simples: caramelos, azúcar blanco de mesa, golosinas, chocolate, tartas y confitería industrial, entre otros.

– No ingerir  alimentos pre-cocinados o comida rápida como los purés y las sopas de sobre.

– Evitar o moderar las bebidas alcohólicas y las carbonatadas, los frutos secos y la sal en exceso.

– No saltarse ninguna comida.

–  Ingerir a diario unos 2 litros de agua, entre horas y con las comidas.

Por otra parte, “para iniciar un tratamiento estético con aparatología se aconseja esperar seis semanas luego del parto. Si el salida del bebé fue mediante cesárea y la raíz quiere tratar su zona ventral, se recomienda esperar doce semanas. En caso de querer topar otras zonas, los tratamientos pueden iniciar a partir de la sexta semana. La sufragio de los tratamientos estéticos depende de las micción de cada mujer en función del peso aumentado durante el gestación y sus propias características. Es por esto que los procedimientos pueden ser individualizados y ejecutar sobre distintos planos”, explica la Dr. Jesus Jatar, médico estético.

–       Ultracavitación: ultrasonidos de muy herido frecuencia que aumenta la temperatura en los cúmulos de crema hasta romper las células adiposas, atacando la celulitis y crema localizada y eliminándolas a través del sistema ganglionar o metabolizándolas.

–       Laser Erbio + Plasma Rico en plaquetas: ayudan a restablecer el tono muscular y la apariencia de la piel por las estrías.

–       Radiofrecuencia Tripolar con Actividad Dinámica Muscular: las ondas electromagnéticas emitidas en el procedimiento generan calor a nivel de la dermis estimulando la formación de colágeno y fibras elásticas reafirmando la piel flácida del mondongo, espalda, piernas, brazos y cara. Al mismo tiempo,  la irradiación de corriente favorece la tonificación muscular y estimula el drenaje ganglionar con la firme aniquilación de toxinas.

–       Carboxiterapia: es una de las últimas terapias destinadas a combatir celulitis, flacidez y acúmulos grasos localizados. Consiste en la aplicación del gas Dióxido de Carbono por vía subcutánea  mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectos. La inyección de CO2, produce en la circulación una progreso del intercambio vaporoso, reestableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo rojo.