El 2017, entre los años más cálidos en la historia

El año 2017 fue uno de los tres primaveras más cálidos de los que se tiene registro y el más cálido sin activo tenido influencia del engendro de “El Nene”, que puede estimular considerablemente las temperaturas anuales, confirmó la Ordenamiento Mundial de la Meteorología (OMM).

Así consta en la confesión de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2017, que la estructura publicó hoy con motivo del Día Meteorológico Mundial que se celebra mañana.

En 2017 se registraron temperaturas medias mundiales de más o menos de 1,1 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

La temperatura media mundial del período comprendido entre 2013 y 2017 es la media quinquenal más elevada de ningún modo registrada.

Los nueve primaveras más cálidos de ningún modo registrados se han legado a partir de 2005 y los cinco más cálidos de todos ellos a partir de 2010.

VEA TAMBIÉN:  Grandes desigualdades en el sector lozanía de Latinoamérica

“En el principio de 2018 se mantiene la tendencia de 2017: Las condiciones meteorológicas extremas continúan cobrándose vidas y destruyendo medios de subsistencia”, afirmó en un comunicado el secretario militar de la OMM, Petteri Taalas.

La temperatura en la superficie del mar a escalera mundial en 2017 estuvo sutilmente por debajo de los niveles de 2015 y 2016, pero fue la tercera más cálida de ningún modo registrada.

El contenido calorífico de los océanos, que es una medida del calor existente en las capas superiores de los océanos hasta los 2.000 metros, alcanzó nuevos niveles máximos sin precedentes.

La extensión máxima de hielo marino del Ártico en invierno, en 2017, fue la más pérdida recogida en los registros satelitales, al igual que el valencia veraniego fue el octavo más bajo registrado.

La extensión máxima de hielo marino de la Antártida por su parte se ubicó en niveles mínimos de ningún modo registrados, o cerca de ellos, a lo prolongado de todo el año.

A su vez, el movimiento de la masa del toga de hielo de Groenlandia entre septiembre y diciembre de 2017 estuvo cerca de la media.

No obstante, la OMM recuerda que desde 2002 el toga de hielo ha perdido cerca de 3,6 billones de toneladas de masa de hielo.

En cuanto a los gases de emoción invernadero, la OMM señala que durante el extremo cuarto de siglo, las concentraciones de CO2 en la entorno han aumentado de 360 partes por millón (ppm) a más de 400 y se mantendrán por encima durante varias generaciones.

Así, el planeta enfrentará un futuro más cálido y una decano cantidad de fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos, advirtió Taalas.

VEA TAMBIÉN: Determinan la colchoneta molecular de las bacterias resistentes a los antibióticos

En 2017 se produjeron numerosos desastres provocados por fenómenos meteorológicos y climáticos con grandes impactos económicos, que la reaseguradora Munich Re evaluó en 320.000 millones de dólares (260.188 millones de euros), la decano cuantía anual de ningún modo registrada (a posteriori del ajuste por la inflación).

Las naciones vulnerables se ven especialmente afectadas por los impactos climáticos, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que un aumento de 1 punto centígrado de la temperatura podría sujetar considerablemente las tasas de crecimiento crematístico en muchos países de bajos ingresos, señala la OMM.

En 2016 los desastres meteorológicos obligaron a 23,5 millones de personas a desplazarse, principalmente por crecidas o tormentas y sobre todo en la región de Asia-Pacífico.

Encima, el peligro de contraer enfermedades relacionadas con el calor o de fallir ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30 % de la población mundial vive en condiciones climáticas capaces de difundir temperaturas potencialmente letales al menos 20 días al año, según la Ordenamiento Mundial de la Lozanía (OMS).