El arte de comprender al otro El-Carabobeño

La empatía es la capacidad que tiene un individuo para comprender la experiencia, el sentiry la posición del otro individuo frente a una circunstancia dada. No es más que ponerse en los zapatos del otro y desde allí poder ver su verdad.

Al conversar de empatía presente que en algún momento tuve una discusión con mi mejor amigo y sucedió que al terminarla, yo tuve la carestia de escribir poco que expresara lo que en ese momento sentía y fue así como escribí: “Te regalo un par de mis zapatos, para que con ellos camines solo un rato y eso te sirva para entender como vivo, como siento y como percibo. Si desde mis zapatos puedes observar lo que yo siento, podrás entender lo que yo entiendo. Así no habrán confrontaciones, sino conciliaciones”.

Luego de escribir, entendí que solo hablaba de empatía. De esa misma que en ese momento de discutir yo había perdido, porque a veces en el afán de tener la razón perdemos el respeto por el otro y dejamos de ser empáticos. Considero que la secreto para mejorar las relaciones sociales es aceptando que el otro siente desigual y ve una verdad que yo no veo, ni siento.

Entonces, si lo que quiero es propiciar el entendimiento y vigorizar los vínculos con los que me rodean debo partir del principio empático. “Soy capaz de ponerme en tus zapatos, doblego mi ego y permito observar lo que tu energía me brinda que de seguro a mí me equivocación”.

En estos momentos de días tan agitados, llenos de ocupaciones donde todos tienen poco por hacer o donde nadie tiene tiempo, se hace difícil o mejor dicho casi ficticio detenerse a observar al otro. Es la razón por la cual se observa en las personas niveles altos de irritabilidad, intolerancia, impaciencia lo cual solo conduce a propiciar conflictos. He podido evidenciar como se manifiestan reacciones agresivas carentes de autoevaluación, que van desde su forma de conversar hasta la postura frente a una conversación, personas que muestran una respuesta espontánea desde un tono elevado de su voz, o a través de la agitación motora que incluye divulgar objetos.

Ahora admisiblemente, ¿Por qué se cree que un vínculo puede recuperarse por medio de la empatía? Porque cuando entiendo la verdad del otro no veo desde mi oficio, sino desde el oficio del otro es como si se hiciese un intercambio tal cual de zapatos. Si yo tengo unos zapatos de tacón, en la vida sentiré lo mismo si me coloco unos zapatos deportivos. Esto me permitirá comprender que no es la persona que está molesta y anda gritando por todos lados, sino que quizás ella tiene una verdad que le permite descubrir solo conflictos, pues eso es lo que tiene para dar.

La pregunta es la ulterior: ¿Cuál es la tarea para aplicar la empatía? Al ser empáticos incluso entendemos que el otro en la vida será como yo. Luego no tiene por qué resolver un conflicto cubo de la forma en la yo lo haría; entonces respeto que esa persona carece de estrategias para resolver un problema o para utilitario controlarse y por ese simple hecho ya soy empático.

De otro modo, si yo considero que no puedo permanecer cerca de una persona tan conflictiva que no puede controlarse, de forma muy asertiva decido distanciarme, a modo de autocuidado y sigo manteniendo la empatía, porque si estando cerca no puedo aportarle nulo a esa persona en caos, es preferible alejarse.

Permite que a través de la empatía podamos propiciar vínculos cercanos, vínculos desde el inclinación, que no solo construyen más inclinación, sino que evitan el conflicto y el contagio emocional de lo placa. Te invito a aplicar los principios empáticos para que comiences a ver los resultados en tu vida y en tus vínculos.