El café no es tan cancerígeno como se pensaba, pero beberlo muy caliente sí

Ingerir bebidas muy calientes podría provocar cáncer de esófago, aunque no se han contrario evidencias de que consumir café o mate indiferente pueda ser cancerígeno, alertó la Estructura Mundial de la Lozanía (OMS).

Los resultados muestran que ingerir bebidas muy calientes probablemente causa cáncer en el esófago y que es la temperatura, y no las propias bebidas, las que parecen ser las responsables”, señaló en un comunicado Christopher Wild, director de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, (IARC) por sus siglas en inglés, que depende de la OMS.

Es la principal conclusión del trabajo de 23 científicos designados por la IARC para analizar las posibles consecuencias cancerígenas de consumir café, mate y bebidas calientes.

Las “evidencias limitadas”, advierten los investigadores, fueron extraídas de estudios sobre las consecuencias epidemiológicas que vinculaban el consumo de bebidas calientes con el cáncer de esófago.

“Estudios en China, Irán, Turquía y Suramérica, donde por tradición se bebe té y mate muy caliente (a unos 70 grados centígrados) han mostrado que el peligro de cáncer de esófago aumenta en función de la temperatura de la bebida”, agregó la IARC.

El organismo precisó, no obstante, que fumar y escanciarse bebida son las principales causas del cáncer de esófago, “en exclusivo, en países con altos ingresos”.

El cáncer de esófago es una de las ocho formas más habituales en las que esta enfermedad se manifiesta en el mundo y es responsable de unas 400.000 muertes al año, es aseverar, en torno al 5 % del total de las muertes por cáncer.

“Se desconoce la proporción en que en los casos de cáncer de esófago puedan estar relacionadas con el consumo de bebidas muy calientes”, precisó ese centro de investigación vinculado a la OMS.

Reevalúan al café

“El amplio número de pruebas actualmente disponibles ha llevado a una reevaluación de la carcinogenicidad del café bebido”, subrayó la IARC tras revisar “más de 1.000 estudios en humanos y animales”.

En concreto, muchos de esas investigaciones compiladas por sus científicos demuestran que el café no está asociado al cáncer de páncreas, mama y próstata, mientras que se hallaron “riesgos reducidos” relativos a las dolencias de hígado y seno.

“Para más de otros 20 tipos de cáncer, no se encontraron evidencias concluyentes”, precisaron.

En rueda de prensa desde Lyon, donde tiene su sede del IARC, los responsables de ese organismo puntualizaron que no se puede establecer que no exista peligro alguno de cáncer por escanciarse café, sino que no hay principios que permitan asociarlo con la enfermedad por sí solo.

Lo mismo ocurre con la cafeína, que es “solo uno de los principios” presentes en el café. De igual modo, siquiera se puede consolidar que quienes no toman café tengan menos posibilidades de sufrir un cáncer que quienes sí lo consumen.

Ese organismo incluso se pronunció sobre el mate, infusión tomada en Argentina, Bolivia, Pimiento, Paraguay y Brasil, cuyo consumo frío siquiera tiene relación con el cáncer.

“El mate frío no tiene mercancía cancerígenos en experimentos con animales o estudios epidemiológicos”, destacó esa institución, que agregó que “escanciarse mate a temperaturas que no sean muy calientes no es clasificable como cancerígeno para los seres humanos”. (Fuente: http://infociudad24.com)