El lado donde aparezca el tumor influye en la terapia del cáncer de colón

Dos investigaciones españolas han descubierto hasta qué punto es importante enterarse si el cáncer colorrectal tiene su origen en el costado izquierdo o derecho del intestino. Esta circunstancia afecta tanto a la validez de los tratamientos como a la desarrollo del tumor, según estudios presentados durante el interviú anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, en sus siglas en inglés) que se celebra estos días en Madrid.
En el primer trabajo, liderado por el Comunidad Gachupin de Tratamiento de Tumores Digestivos (TTD), han participado un total de 18 hospitales españoles que estudiaron cómo algunos pacientes con cáncer colorrectal metastásico responden mejor a la terapia con ciertos anticuerpos monoclonales y quimioterapia en primera semirrecta si el tumor primario se encuentra en el costado izquierdo del colon.

Poco que observaron en aquellos que no tienen mutaciones en los genes RAS llamados RAS WT (siglas de wild type) que fueron tratados con medicamentos de la clase de los anticuerpos monoclonales que actúan inhibiendo un factótum de crecimiento de las células conocido como EGFR.

Según el cabecilla de Oncología Médica del Hospital Impenetrable de la Triunfo de MálagaManuel Benavides, “las diferencias en términos de pronóstico y validez del tratamiento son abismales. No se manejo de una única enfermedad, sino un conjunto heterogéneo de trastornos en los que se observan diferencias clínicas y moleculares entre tumores situados a un costado o a otro del organismo, lo cual desemboca en pronósticos diversos”.

El costado derecho, más mortal

Por otro costado, el otro estudio fabricado por el reunión Costa del Sol de Redissec -y en el que han colaborado 22 centros hospitalarios de España- descubrió que cuando se localizaba en la parte derecha del colon tenían un maduro aventura de mortalidad, independiente de si se trataba de casos de cáncer localizados o metastásicos.
Entre los de maduro aventura, que eran las personas cuyos tumores originarios estaban localizados en la parte derecha del colon, se observó una tendencia a presentar una etapa sutilmente más destacamento, tener un índice de masa corporal (IMC) más elevado, ser no fumadores y consumir de forma habitual medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos. Encima, había una maduro proporción de mujeres en este reunión.
Los resultados arrojaron que los tumores del colon derecho no presentaban síntomas a su dictamen, precisaron cirugía de forma urgente o fueron detectados luego de haberse sometidos a una prueba de cribado negativa, más a menudo que los del colon izquierdo.
Unas diferencias que, según los científicos, deben considerarse a la hora de diseñar estrategias diagnósticas y programas de detección precoz, que les permitan un asalto de estos pacientes en estadios iniciales.(Fuente: redacciónmedica.com)