El mensaje de Hollywood | infominuto.com

El mensaje de Hollywood

La Agrupación deberá nominar qué ruta quieren tomar para investigar lo mejor de la industria hollywoodense en 2016

por Agencias

Ciudad de México.- Cada anuncio de nominados al Oscar viene con su natural cuota de sorpresas, polémicas y mensajes de la comunidad artística de Hollywood y este año no es la excepción.

Con 14 candidaturas, logró entablar el récord de mayor número de nominaciones al Oscar de All about Eve y Titanic… La La Land es de cierto modo la envite por la entretenimiento de la efectividad.

La película de Damien Chazelle es una celebración de ese mundo alterno al que el manifiesto se escapa por un par de horas al entrar al cine. Entretenido y vistoso, se prostitución de un romántico homenaje a la historia del cine clásico, a través de un productos caído en el olvido y menospreciado, satisfecho de referencias que incluso muy pocos conocedores de la historia del cine podrían investigar a primera panorámica.

Dos de sus principales contendientes, con ocho y seis nominaciones al Oscar respectivamente, son dos películas ancladas en un dramatismo y profundidad con ecos directos a la efectividad, ya sea que hablemos de Moonlight una historia sobre las dificultades de un afroamericano gay en Miami buscando espacio para sus sensibilidades en un contexto violento y agresivo, o de Manchester by the sea, el ponderado y pausado retrato de las cicatrices y fantasmas que esconden traumas difíciles de exceder.

La posibilidad de un mensaje político llegará en virtud de que resulten ganadores películas donde de fondo hay observaciones sobre dinámicas sociales que hablan del racismo y de la condición de los afroamericanos en Estados Unidos (Moonlight, Fences y Hidden figures, Loving), y más directo aún con los documentales (tres de los cinco documentales nominados abordan estos temas) OJ: made in America, I am not your Desfavorable y The 13th. La Agrupación todavía decidió nominar una vez más (ya lleva 20) a Meryl Streep y es inverosímil no pensar que el aclamado discurso que dio la actriz tras aceptar el Cecil B . De Mille Award por su trayectoria durante la pasada entrega de los Globos de Oro, la notoriedad mediática del mismo y la respuesta que provocó en el ahora presidente Donald Trump vía Twitter a la mañana sucesivo, ayudaron a conquistar esta nominación como una forma para Hollywood de responderle al nuevo presidente de Estados Unidos: “¿Quién decías que está sobrevalorada?”

El tan comentado #OscarsSoWhite del año pasado tuvo su respuesta, principalmente, de la mano de Moonlight, Fences y Hidden figures (las tres nominadas a Mejor Película y Mejor Pendón Adaptado y todas con actores de color nominados en las distintas categorías de gala), y de Dev Patel en Lion y Ruth Negga en Loving.

Hidden figures puede sonar a sorpresa para muchos pero a su merced hay dos cuestiones muy importantes para Hollywood y la Agrupación actualmente: la película tiene no sólo protagonistas afroamericanas, lo cual viene admisiblemente un año luego del polémico #OscarsSoWhite, sino que adicionalmente deje del empoderamiento afeminado a través de la educación y la ciencia; si eso fuera poco, la cinta de Theodore Melfi ha sido un indiscutible éxito de taquilla recaudando ya 85 millones de dólares.

Hace poco más de 10 abriles Mel Gibson se echó en contra a Hollywood luego de que se difundieran los comentarios antisemitas que realizó cuando un oficial de policía avaro lo detuvo por conducir intoxicado.

En una industria donde no es ningún secreto que la comunidad haba tiene un rol protagónico y un poder factual más o menos de ciertas dinámicas, estas declaraciones fueron por una división una razón de peso para que se dudara de que su carrera pudiera regresar al protagonismo y respeto ajustado tras dar el paso de actor taquillero y popular a respetado e interesante director con filmes como Braveheart, La Pasión de Cristo y Apocalypto.

Sin secuestro, y contra todo pronóstico, con Hacksaw Ridge, Gibson ha vuelto en plan extenso obteniendo seis nominaciones para su más flamante filme, incluidas las de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor para Andrew Garfield. Por lo manido, la Agrupación perdona.

Por ponerse políticos y nominar a Meryl Streep, a los miembros de la Agrupación se les fue la oportunidad de investigar el gran trabajo de Amy Adams en Arrival y su gran año cuando consideramos todavía su trabajo en Nocturnal Animals. Como diría el presidente Trump: “Sad”.

Muchos creían que el enorme éxito de Deadpool (costó 50 millones de dólares y recaudó más de mil millones), la buena recibimiento que tuvo con la crítica, su nominación a Mejor Película en los premios del Producers Guild of America y a Mejor Primera Película para su director Tim Miller en los premios del Directors Guild of America, siendo un extravagante e inteligente derivado de la fiebre de las producciones de superhéroes que dominan el panorama comercial de la industria, le valdría para romper la barrera que mantiene a ese perfil de películas allí de las categorías importantes del Oscar. Pero no. La Agrupación aún no está índice para eso.

La sorpresiva inclusión de Mel Gibson en la terna a Mejor Director dejó en el camino a varios realizadores que podían considerar tenían mejores posibilidades. Los reconocidos y respetados veteranos Clint Eastwood (Sully) y Martin Scorsese (Silence) no fueron considerados, como siquiera Denzel Washington por Fences o incluso Garth Davis por Lion (la envite de los Weinstein).