El mexicano presenta más de 500 genes asociados al suicidio

La población mexicana presenta 536 genes asociados a la tendencia suicida, de acuerdo con una investigación divulgada hoy que abarcó diferentes perspectivas relativas a la genómica.

El subdirector del Instituto Doméstico de Medicina Genómica (Inmegen), Humberto Nicolini, detalló que el estudio, denominado “Gestaltómica del suicidio”, realizó la necropsia psiquiátrica de 44 cerebros de suicidas y 32 cerebros de personas no suicidas, hallando “536 genes diferencialmente expresados entre uno y otro tipos de personas”.

“Hemos usado personas que han muerto de modo violenta”, como homicidios o en accidentes automovilísticos, y que tienen la misma permanencia de quienes “han fallecido por suicidio”, precisó el habituado.

Esta comparación permitió reponer a “si la expresión de los genes se encuentra igual o diferencialmente expresada en las personas con suicidio”, arrojando el resultado mencionado.

En México se reportan aproximadamente cinco mil suicidios anuales -500 de ellos en la capital-, siendo el ahorcamiento el método más utilizado.

Los sectores de la población con anciano aventura de cometer un suicidio son el familia de 15 a 24 abriles y los mayores de 60.

El observación se realizó a partir de la cuna de una muestra de tejido cerebral 24 horas a posteriori de la crimen.

Nicolini dijo incluso que el uso de sustancias adictivas como el trinque y las drogas elevan el aventura de suicidio hasta 10 y 14 veces más, respectivamente.

Los cerebros suicidas estudiados fueron subdivididos “en aquellos que tenían diagnosis concomitante a demasía de trinque y drogas y que encima salieron positivos en el momento del suicidio”.

Otros factores que influyen en el suicidio, encima de las sustancias adictivas, son las situaciones de estrés y adversas al medio entorno.

La ancestría incluso influye en la disposición genética del mexicano, observándose una predisposición a la bipolaridad y al suicidio en personas con anciano ascendencia europea.
Por el contrario, la esquizofrenia es más propensa en personas en las que predominan genes indígenas.

Una de las posibilidades que abre la investigación es el “encauzar mucho más los capital y, en punto de hacer campañas de prevención un tanto diluidas a toda la población”, dirigirlas a los individuos que presenten aventura.

“El enterarse quiénes en la población tienen tendencia al suicidio y de los que intentan el suicidio, quiénes son los de más peligro, que en realidad pueden impresionar a consumarlo, ahí es donde estas tecnologías genómicas nos pueden ayudar a tener a tener una mejor definición”, aseveró el médico.