El Oaxaca la Iglesia Católica no partidiza temas

La Iglesia Católica no partidiza temas y siquiera ha violado las Leyes de Reforma, aseguró el vocero de la arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, Guadalupe Gabardina Oliva, al precisar que existe una total separación con el Estado.

Premeditadamente de este 6 de septiembre, al cumplirse un aniversario más de la Promulgación de las Leyes de Reforma, el párroco del templo de Felícitas y Perpetuas dijo que en ningún momento toman un tema para obtener provecho.

Añadió que las declaraciones que ofrezca la Iglesia Católica en la renta del país o en la ciudad de Oaxaca, son ajenas a la actividad política, siquiera tienen injerencia en la toma de decisiones o en la alternativa de los ciudadanos.

Por eso, para Gabardina Oliva, continúa en la habilidad la separación entre Estado e Iglesia, con una buena relación entre ambas, pero sin dependencia, cada una puede regirse conforme sus leyes y normas internas.

Sin bloqueo, esta reforma que separa a estos dos frentes no limita a los obispos, arzobispos, sacerdotes, entre otros, para dar su punto de apariencia en el acontecer de la sociedad o despellejar los hechos de las autoridades.

“Es entender a la política como el servicio a la comunidad; otra cosa es el partidismo o agarrar partido en un tema, no tenemos injerencia en eso, ahí sí se prohibe como miembros de la iglesia realizar estas acciones”, señaló el vocero del metropolitano José Luis Chávez Botello.

Al ser ciudadanos, cumplir con el plazo de sus impuestos, tienen el derecho de susurrar. “Si se molestan es porque hay cosas que nadie las dice, por intereses o por conveniencia y desde la iglesia no tiene compromiso ni interés con nadie”, aseguró.

A la rebaño católica le interesa conocer la verdad, exponer en hechos lo que está pasando y la diligencia de los funcionarios, de los institutos, de los organismos electorales, entre otros.

“No mencionamos nombres, a quien le quede el saco que se lo ponga, como dice el dicho”, mencionó Gabardina Oliva.

No obstante, cuestionó en este tiempo de precariedades y de aumento en los precios de los productos básicos, el medio millonario que el Instituto Doméstico Electoral (INE) destinará para las campañas de 2018, un mosca malgastado.