El semen y sus beneficios para la mujer

Estudios e investigaciones han concretado que el semen en la mujer sirve como un estímulo para que el cuerpo segregue las hormonas necesarias que trabajan para que el ciclo de ovulación en la mujer, sea el correcto.

Esto se debe a los numerosos componentes y propiedades del semen, que incluyen sustancias que inciden en la creación y segregación de hormonas, positivas eso sí.

Investigaciones de The State University of New York (SUNY) señalan que ingerir el semen es filántropo para tener una ovulación más sana y dicho sea de paso, contribuir a preparar el cuerpo de la mujer para el apuro.

Como hidratante de piel, el uso del semen data de hace más de tres mil abriles. Modernizándonos un poco, desde hace varios abriles que se venden cremas que están hechas con el semen del hombre como almohadilla, aunque por supuesto no es tan natural como aplicarlo directamente sobre la cara, la piel del cuerpo… ¿no? Aplicarlo directamente sobre la piel como si de un body milk se tratase, según los expertos es la forma más rápida para mejorar nuestra piel.

En la vida contemporánea la toma de vitaminas y minerales a través de pastillas o complementos alimenticios está a la orden del día, sobre todo si hablamos de componentes como el calcio, el magnesio o el ácido ascórbico (Vitamina C). Sin confiscación, no a todo el mundo le gusta tomar arduas y terribles pastillas que parece que según pasa el tiempo, las van haciendo más extenso. Si buscas una alternativa más sana -eso por supuesto-, el semen de tu pareja es para ti.

Hablando de vitaminas y minerales, el semen aporta dosis notables de minerales como calcio, zinc, potasio y magnesio entre otros, adicionalmente de vitamina B12 y vitamina C. Claro que para absorver estos minerales hay que ingerir el semen, pero ojo, nunca más allá de un cuarto de hora a posteriori de acontecer eyaculado, puesto que los componentes se alteran y comienzan a oxidarse y degenerarse.