El sexo ayuda a curar algunos malestares


Un estudio de la Universidad norteamericana de Wilkes (Pennsylvania) revela que una vida sexual activa podría ayudar a nuestro cuerpo a ampararse de determinadas enfermedades, así como a aliviar otras. 
 
Algunos de estos estudios profundizan más en la cuestión y aseguran que practicar sexo con asiduidad puede ayudar a curar determinadas enfermedades. Los especialistas sexuales coinciden a la hora de destacar los beneficios de proseguir relaciones sexuales, al menos, dos veces a la semana.
 
Los expertos apuntan a que practicar sexo de modo periódica ayuda a que nuestro organismo libere inmunoglobulina, un anticuerpo que nos protege de infecciones y otras enfermedades. Por eso, las relaciones sexuales pueden convertirse en el principal analgésico de la población.
 
>VEA TAMBIÉN: Relaciones sexuales por Whatsapp
>VEA TAMBIÉN: Tips para una sesión de sexo en la ducha
 
La actos habitual del sexo es un coligado fundamental para el buen funcionamiento de nuestro corazón. Según, los expertos el sexo ayuda a acortar el peligro de infarto y otras dolencias cardíacas. Practicar sexo incluso puede ayudar a aliviar los dolores de habitante, gracias a la exención de oxitocina y al aumento de las endorfinas. Estas hormonas ayudan a que nuestro cuerpo y nuestra mente se relaje de forma natural.
 
La actos continuada de sexo previene el insomnio. El sensación relajante del clímax ayuda a liberar tensiones y defender el sueño posterior al acto sexual. El sexo es un consumado relajante muscular. Practicar sexo es el mejor adiestramiento para combatir las sobrecargas musculares y de las articulaciones.
 
Practicar sexo con normalidad será fundamental para combatir contra la incontinencia. Al realizar el acto sexual se fortalece la pelvis y se evitan así las odiadas pérdidas de orina.
El sexo es una de las principales barreras de protección contra el cáncer de mama. La excitación de la mama hace que la mujer libere oxitocina, una hormona que protege de la aparición de este tipo de cánceres.