Escuela en Inglaterra utiliza un robot para ayudar a niños autistas

Un autómata ayuda a niños con autismo a estudiar y desarrollar habilidades comunicativas, aseguraron los maestros de una escuela para infantes con micción especiales al sur de Inglaterra.

Los profesores de Tracks, una jardín de infancia particular para niños autistas de 2 a 6 abriles de vida, han notado mejoras en el proceso comunicativo de los pequeños desde que éstos interactúan con Kasper.
Kasper es un autómata humanoide, desarrollado por ingenieros de la Universidad de Hertfordshire, que puede emitir gestos simples y frases repetitivas, tal y como le gustan a los niños autistas.
“Lo bueno de Kasper es que no importa lo que le dices o cuánto tiempo estés conversando con él, siempre tiene la misma expresión y el mismo sonido”, señaló Michael Chippingfield, profesor asistente de la escuela Tracks.
Cosas que parecen simples como retener cuando cierto está contento o triste puede transformarse en un gran desafío para estos pequeños y por su condición se les puede hacer difícil dialogar o entretenerse con otras personas, pero en los últimos meses los docentes de la institución han notado mejoras en la comunicación porque cuentan con Kasper.
Delante estos avances, para este año serán entregados 20 nuevos robots a padres y colegios en todo Reino Unido. La intención es ayudar a los menores, que padecen tal condición, a entender mejor el mundo que los rodea.