Escurridizo animal de la Amazonia que no se veía desde 1936, ha sido fotografiado

Laura Marsh, experta en el apartado de primates Pithecia, asimismo conocidos como sakis, que dirige la ordenamiento medioambiental Integral Conservation Institute, ha rematado fotografiar un mandril que habita los territorios de Amazonia y partes del continente de Ámerica del Sur y del que no se tenían noticiario 1936, informa National Geographic.

El mandril, que recibe el nombre de Pithecia Vanzolini (por el nombre del zoólogo brasileño Paulo Emilio Vanzolini) presenta patas de color dorado y mucho pelaje en la comienzo similar a una mopa. El animal fue conocido por primera vez en 1936 por el naturista ecuatoriano  Alfonso Ollala, y desde entonces, por espacio de 81 abriles, los científicos no habían vuelto a verlo vivo. Solo en 1956 fue descubierto un prototipo muerto.

Para descubrir esta especie, Marsh y su equipo, formado por científicos, fotógrafos, ecologistas y guías locales, se adentraron en una zona poco explorada del oeste de la Amazonia en una pequeña casa flotante por el río Eiru, cerca de la frontera de Brail y Perú, en el ámbito de una expedición que duró cuatro meses. El animal fue detectado cuando se desplazaba por las ramas de los árboles mientras el equipo surcaba las aguas.

Cuando Marsh vio el mandril luego de abriles buscándolo rompió en lágrimas. “Ha sido quimérico”, aseguró la científica. “Estaba temblando y tan emocionada que tan pronto como pude tomar una foto”, recuerda.

La científica, que estudió hace abriles la estructura taxonómica del especie Pithecia de los monos sakis, solo necesitaba una evidencia fotográfica del Pithecia Vanzolini, que —según afirma— es diferente de otras especies por su apariencia. Marsh destaca que esta especie camina más aceptablemente como un pícaro porque utiliza las cuatro patas para desplazarse por las ramas.

El equipo todavía tiene que determinar la clasificación de la población de la especie, pero Marsh recomendará que la clasifiquen como una especie amenazada. El futuro del Pithecia Vanzolini dependerá de cómo se desarrolle la caza en la región, subraya la investigadora.